Bernie Madoff, el financiero que se declaró culpable de orquestar la estafa piramidal más grande de la historia, murió en una prisión federal  a los 82 años, dijo una persona familiarizada con el asunto.

Madoff murió en el Centro Médico Federal en Butner, Carolina del Norte, aparentemente por causas naturales, dijo la persona. La persona no estaba autorizada a hablar en público y habló con la AP bajo condición de anonimato.

El año pasado, los abogados de Madoff presentaron documentos judiciales para intentar que el hombre de 82 años saliera de prisión en la pandemia de COVID-19, diciendo que había sufrido de enfermedad renal en etapa terminal y otras afecciones médicas crónicas. La solicitud fue denegada.

Madoff admitió haber estafado a miles de clientes por miles de millones de dólares en inversiones durante décadas.

Un fideicomisario designado por el tribunal ha recuperado más de 13 mil millones de dólares de un estimado de 17,5 mil millones que los inversores pusieron en el negocio de Madoff. En el momento del arresto de Madoff, los extractos de cuentas falsos les decían a los clientes que tenían participaciones por valor de 60.000 millones de dólares.

Madoff en una foto tomada en la cárcel en 2009 (Sipa/Shutterstock)Madoff en una foto tomada en la cárcel en 2009

Durante décadas, Madoff disfrutó de la imagen de un gurú financiero hecho a sí mismo cuyo toque de Midas desafiaba las fluctuaciones del mercado. Ex presidente del mercado de valores Nasdaq, atrajo a una legión devota de clientes de inversión, desde jubilados de Florida hasta celebridades como el famoso director de cine Steven Spielberg, el actorKevin Bacon y el lanzador del Salón de la Fama Sandy Koufax.

Pero su negocio de asesoría de inversiones fue expuesto en 2008 como un esquema Ponzi de miles de millones de dólares que acabó con las fortunas de la gente y arruinó organizaciones benéficas y fundaciones. Se volvió tan odiado que tuvo que usar un chaleco antibalas en la corte.

Madoff escoltado de la corte de Nueva York en 2009. (REUTERS/Lucas Jackson/archivo)Madoff escoltado de la corte de Nueva York en 2009. (REUTERS/Lucas Jackson/archivo)

Madoff se declaró culpable en marzo de 2009 de fraude de valores y otros cargos, diciendo que estaba “profundamente arrepentido y avergonzado”.

Después de varios meses viviendo bajo arresto domiciliario en su ático de 7 millones de dólares en Manhattan, fue llevado a la cárcel esposado y recibió aplausos de los inversores enojados en la sala del tribunal.

“Le robó a los ricos. Robaba a los pobres. Robó desde el medio. No tenía valores“, dijo el ex inversionista Tom Fitzmaurice al juez en la sentencia. “Estafó a sus víctimas con su dinero para que él y su esposa … pudieran vivir una vida de lujo increíble”.

El juez de distrito de los Estados Unidos, Denny Chin, no mostró piedad y sentenció a Madoff a un máximo de 150 años de prisión.

Los dos hijos de Madoff han muerto, Andrew de cáncer a los 48 años y Mark por suicidio a los 46 en 2010. La esposa de Madoff, Ruth, todavía vive.