Vicente Fernández, considerado el último de los intérpretes míticos de la música ranchera, falleció este domingo en Guadalajara a los 81 años después de cuatro meses hospitalizado.

La noticia fue confirmada por su familia a través de un comunicado en su cuenta de Instagram, en el que informaron que “El Charro de Huentitán” murió este domingo 12 de diciembre a las 6:15 am.

“Fue un honor y un gran orgullo compartir con todos una gran trayectoria de música y darlo todo por su público. Gracias por seguir aplaudiendo, gracias por seguir cantando”, dice el comunicado oficial.

A una hora de hacerse pública la noticia, el mayor de los hijos de “El Chente”, Vicente Fernández Jr, se pronunció sobre la muerte en un mensaje en sus redes sociales.

“Gracias por todo!!! TE AMO PADRE”, decía la publicación en su cuenta de Instagram con una fotografía de ambos y un lazo negro en señal de luto.

Recientemente el artista fue sometido a una cirugía tras una caída en su hogar y luego de eso se supo que estaba “grave pero estable” y con respiración asistida. Poco después, al diagnóstico se le sumó una nueva condición: síndrome de Guillain-Barré, que dificultó su recuperación.

Desde hace años, Fernández se había recuperado de una serie de enfermedades e incluso sorprendió con varias presentaciones en vivo en los últimos meses. En 2018 lanzó su último álbum “Más romántico que nunca”.

El camino del rey de la ranchera no fue fácil: desde pequeño comenzó a tocar la guitarra y a cantar. Así fue como se convirtió en uno de los mayores ídolos de la música mexicana.

LAS POLÉMICAS LO ALCANZAN HASTA EL HOSPITAL

Figura pública, “El Charro de Huentitán” no rehuyó a responder sobre temas polémicos que, principalmente, lo involucraron a él y a dos de sus hijos: Alejandro y Vicente Jr., ya que Gerardo eligió mantener un bajo perfil y no incursionó en el espectáculo.

Pero quizá el ídolo de la música no habría imaginado que sería alcanzado por una fuerte polémica hasta la unidad de terapia intensiva donde permaneció sus últimos cuatro meses.

¿La razón? La publicación del libro “El último rey”, de la periodista argentina Olga Wornat, quien habla de los conflictos al interior de la familia Fernández y pronostica su derrumbe tras la muerte del patriarca.

Los dichos de la escritora han sido desmentidos por los hijos del cantante, quien anticipan que demandarán en cortes mexicanas y extranjeras.

PROBLEMAS DE SALUD, UNA CONSTANTE

“Chente”, como cariñosamente era llamado por sus millones de seguidores, se retiró de los escenarios a principios del 2015, tras una gira de despedida de casi tres años -interrumpida por una cirugía para extirparle un tumor hepático- que lo llevó a recorrer todo México, Estados Unidos, España y países de América Latina.

En su momento, “El Charro de Huentitán” justificó su retiro por el respeto que le debía al público. La serie de enfermedades habían mermado su salud y él deseaba ofrecer la misma calidad a la que acostumbró a sus fanáticos.

“Me dio un infarto cerebral chiquito, la tromboembolia pulmonar, el cáncer en el hígado; fue mucho estar en reposo y se me pasó el tiempo en la cama; no podía caminar porque se me entumieron las cañas (piernas). En año y medio se me endurecieron las cuerdas”, explicó a medios en junio de 2014.

DISFRUTA SUS ÚLTIMOS AÑOS EN FAMILIA

Pese a ello, Fernández compartió en sus redes sociales imágenes donde lucía su recuperación y los momentos familiares que disfrutaba con su esposa, Cuquita Abarca, sus hijos Vicente, Gerardo y Alejandro, y su única hija: Alejandra; además de sus nietos y nietas.

Sus últimos tiempos los dedicó a disfrutar de su rancho “Los Tres Potrillos”, nombrado así en honor de sus hijos; de sus hermosos caballos, del dibujo y el diseño digital, ya que se convirtió en habilidoso usuario de los editores de imágenes, como el photoshop.

UNA VIDA DE CONTRASTES: DE CUNA HUMILDE AL BRILLO DEL ESPECTÁCULO

Vicente Fernández nació el 17 de febrero de 1940, en Huentitán el Alto, una población cercana a Guadalajara, la capital del estado mexicano de Jalisco, cuna del tequila, el mariachi y las canciones bravías que interpretó con su potente voz por todo el mundo.

Padre del también intérprete Alejandro Fernández, de cuna humilde y acostumbrado a ganarse el pan desde muy pequeño haciendo los más diversos oficios, “Chente” admiraba a Pedro Infante, otro gran actor e intérprete mexicano, y soñaba con parecerse a él.

Cuando tenía 21 años, mientras actuaba en el restaurante Amanecer Tapatío (cantando tanto en el escenario como entre las mesas), debutó en el programa de televisión “La Calandria Musical”, donde le pagaron su primer salario como intérprete: 35 pesos (menos de $2 al tipo de cambio actual).

Años después, al inicio de la década de 1970, cuando muere José Alfredo Jiménez, Vicente Fernández tomó el relevo y su propósito fue evitar que la música nacional se perdiera.

El tema “Volver, volver”, del álbum ¡Arriba Huentitán! (1972), consolidó a “Chente” como un ídolo y fue el primero de una larga lista de éxitos musicales contenidos en más de 80 álbumes, el primero de los cuales El fabuloso Vicente Fernández data de 1965.

Durante más de cuatro décadas, la voz de Vicente Fernández lució en temas que hoy son del dominio público: “Tu camino y el mío” (1969), “Que Dios te perdone” (1977), “Mujeres divinas” (1988), “Acá entre nos” (1992), “Aunque mal paguen ellas” (2005) y “Estos celos” (2007), son sólo algunos de ellos.

“Mientras ustedes no dejen de aplaudir, su ‘Chente’ no deja de cantar hasta que desquiten lo que pagaron”, fue una frase que acuñó el intérprete y repetía en sus maratónicas presentaciones, ya fueran en palenques, plazas de toros, estadios y auditorios que siempre lucieron llenos a tope.

Al igual que Pedro Infante, Vicente Fernández incursionó en el cine. En 1971 debutó en la película “Tacos al carbón”, y tres años después protagonizó y compuso la banda sonora de su primer gran éxito en el celuloide: “La ley del monte” (1974).

Durante veinte años compaginó la música con el cine, llegando a participar en más de treinta películas antes de retirarse del celuloide en 1991.

Los reconocimientos estuvieron presentes en la trayectoria de “Chente” Fernández, quien recibió desde premios Billboard y Grammy hasta una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, en en 1998.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER