Harper-Lee Farnthorpe, de dos años, murió trágicamente en Inglaterra después de tragarse una pequeña pila de botón. La niña comenzó a vomitar sangre en casa y, finalmente, murió en el hospital tras haber perdido la mitad de la sangre del cuerpo.

La familia cree que la pila pudo provenir de un mando a distancia para la tele.  Stacey Nickin, su madre, contó en una declaración pública como sucedió el trágico incidente: “la niña almorzó con su hermana. Mi hija mayor estaba con ella y yo fui a trabajar”, dijo. “Media hora después recibí una llamada de mi hija, dijo que había llamado a una ambulancia porque Harper-Lee estaba vomitando sangre“. Su madre se apresuró a volver a casa solo para encontrar a los paramédicos en su casa.

Perdió la mitad de la sangre del cuerpo

Inmediatamente, en cuanto Harper comenzó a vomitar sangre, su hermana llamó a la ambulancia y Harper fue trasladada al Royal Stoke Hospital. Allí la pusieron hasta dos litros de sangre para compensar todo lo que estaba perdiendo, pero fue inútil.

Los médicos lucharon por salvar la vida de la pequeña y se la llevaron para una cirugía de emergencia, pero no hubo nada que hacer, la niña había perdido más de la mitad de la sangre de su cuerpo.

“La llevaron a cirugía y más tarde me dijeron que había fallecido durante la cirugía. Me dijeron que podría haberse tragado una pila de botón” contó su madre. “Cuando volví a casa, encontré un mando a distancia al que le faltaba una pila en la habitación de mi hija.

La opinión de los médicos

La doctora Anna Piggot, pediatra del Royal Stoke Hospital, describió ante un juzgado las lesiones de Harper: “Tenía la presión arterial alta y estaba pálida. Tenía sangre en la boca y había perdido la mitad de la sangre de su cuerpo. Además, había lesiones ulceradas en el esófago medio y una gran coágulo de sangre”.

Todo eso causado por haber ingerido una pila de botón que la niña ya había expulsado pero cuyo “ácido se filtró y permaneció en su cuerpo” hasta causar todas esas lesiones. Finalmente, murió por una arritmia y por las complicaciones derivadas de una hemorragia

“Estaba llena de vida”

En su declaración pública, la madre de la pequeña, Stacy, describió a su hija: “Harper-Lee estaba interesada en todo y se estaba desarrollando bien, no había preocupaciones con ella”, dijo. “Estaba llena de vida y todos la queríamos” añadió. Pero tenía una “tendencia a meterse cosas en la boca”.

Esto demuestra la peligrosidad de que los niños se metan cosas en la boca y por ellos las asociaciones de pediatría pides que se vigile de cerca a los niños y que no se deje nada que puedan tragarse a su alcance.