Sara Alves, una niña brasileña de 2 años, ha muerto esta semana de forma trágica al recibir una descarga eléctrica de un cargador de teléfono móvil.

Según informa el diario brasileño Globo, los hechos ocurrieron el pasado lunes 23 de agosto en el municipio de Ereré, en el estado de Ceará (noreste). Tras el suceso, la menor llegó a recibir atención médica hospitalaria, pero no logró sobrevivir.

La Policía se encuentra investigando ahora las circunstancias de la muerte de la niña a través de la comisaría municipal de la ciudad vecina de Iracema. Por ahora se desconoce qué marca de teléfono ha estado implicada en este incidente o qué tipo de cargador se estaba utilizando.

“El Gobierno de Ereré lamenta profundamente la muerte de la niña Sara Alves de Albuquerque“, ha manifestado a través de un comunicado difundido en las redes sociales el Ayuntamiento de Ereré, donde residía la pequeña.

“En estos momentos de profundo dolor, la Administración Pública Municipal se solidariza con familiares y amigos, y expresa su más sincero pésame por la pérdida”, concluye dicho comunicado firmado por la alcaldesa, Emanuelle Gomes Martins.