Un menor cuya identidad no ha sido revelada ha muerto tras infectarse con la ameba ‘come cerebros‘ en una atracción acuática de Texas (EE UU).

El pequeño fue hospitalizado el pasado 5 de septiembre con una meningoencefalitis amebiana primaria, una rara infección cerebral causada por la ameba naegleria fowleri, conocida coloquialmente como ameba ‘come cerebros’, que provoca inflamación del cerebro y destrucción del tejido cerebral.

El niño falleció el pasado 11 de septiembre, según han informado fuentes de la investigación. Las autoridades ordenaron el cierre de todos los parques acuáticos públicos de Arlington.

En este caso, el contagio se dio en un ‘splash pad’, que es una atracción acuática consistente en una zona en la que brota agua en forma de chorros procedentes del suelo o de diferentes lugares.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE UU han confirmado la presencia de la ameba en muestras de agua tomadas del ‘splash pad’ del parque Don Misenhimer el pasado viernes.

Las autoridades locales, que aseguran que el agua corriente sigue siendo potable, sí han reconocido que en una revisión de las instalaciones se han detectado defectos en el correcto mantenimiento de estas atracciones acuáticas.

Este caso se ha conocido después de que otro niño de siete años perdiera la vida por el mismo motivo tras nadar en un lago de California el pasado mes de julio.

Según los CDC, esta ameba es un microbio vivo unicelular, denominada Naegleria. Vive en agua dulce templada (lagos, ríos y aguas termales), así como en la tierra, pero no todos estos microbios son mortales, solo una especie afecta a las personas: la Naegleria fowleri. Su contagio se produce a través de la nariz.

Los síntomas de la infección por la ameba naegleria generalmente comienzan en el período de dos a 15 días desde la exposición a la ameba. Esta es una enfermedad rara. De hecho, en EE UU se han diagnosticado 34 casos entre 2019 y 2020.