Una mujer rusa de 35 años murió la pasada semana después de que una estructura con seis pantallas con un peso total de 200 kilos cayera sobre ella y la aplastara, informa The Sun.

Las imágenes de las cámaras de seguridad muestran a Tatiana Pokhorenko en la pista de baile segundos antes de que el andamio cayera sobre ella desde arriba. La mujer murió en el acto en el Gallery Club en la ciudad siberiana de Surgut, en el este de Rusia. Había ido allí para celebrar su cumpleaños con unos amigos.

Las pantallas cayeron desde una altura de 7,5 metros. David Skvortsov, que era DJ en ese momento, dijo a los medios locales: “Estaba levantando las pantallas para que los clientes del primer piso también pudieran disfrutar del karaoke. En un momento, las pantallas de karaoke se desplomaron y mataron a la mujer”.

Según la prensa local, el propietario del club nocturno, Semen Kopaigora, se declaró culpable de causar la muerte por negligencia. Según la Fiscalía, el empresario no se aseguró de que las pantallas estuvieran seguras cuando las instaló.

Tras un juicio rápido, fue condenado a una sentencia suspendida de tres años de prisión y a compensar económicamente a la familia de Tatiana Pokhorenko, la víctima del fatal accidente.

Las reglas de seguridad son notoriamente laxas en algunas partes de Rusia. El año pasado, un niño de 11 años murió aplastado por una losa de cemento de dos toneladas que se le cayó encima en un patio de recreo en Astrakhan.