Unos 600 marineros rusos se habrían amotinado para desobedecer las órdenes de desembarcar y combatir en la región de Odesa, en el sur de Ucrania, según ha informado este sábado el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), la principal agencia de los servicios secretos ucranianos.

«Cerca de Odesa unos 600 marineros se han rebelado y se negaron a desembarcar porque comprendieron lo que estaba pasando«, ha informado el SBU en un mensaje publicado en Telegram.

Además, el SBU ha denunciado que Rusia aplica una «represión estalinista» sobre sus propios militares con «pelotones de fusilamiento» que marchan detrás de las tropas para «matar a quienes quieran huir».

«Nos dijeron que no volviéramos porque nos seguían pelotones de fusilamiento que matan a los desertores que intentan volver a casa», ha explicado un prisionero de guerra ruso, según el SBU.

Para este organismo ucraniano «el Ejército de ocupación está desmoralizado y reprimido, así que la victoria de Ucrania no está muy lejos».