Informes procedentes de Washington DC aseguran que miles de millones de dólares del Gobierno federal llegarán a Florida, una vez que el presidente Joe Biden promulgue la Ley de Empleos e Inversión en Infraestructura de 1.2 billones de dólares, que hace apenas unos días adoptó el Congreso.

Acorde con el informe, el Gobierno federal estima 13.1 mil millones de dólares para Florida para reconstruir y modernizar las carreteras del estado, así como 245 millones de dólares adicionales para reemplazar y reparar puentes y 2.600 millones de dólares para mejorar el transporte público durante los próximos cinco años, entre otros beneficios.

No obstante, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, cuestionó la cantidad de dinero que será entregada a Florida, después de haber llamado “gasto sin límites” la norma adoptada por el Congreso.

“¿Se trata bien a Florida con esto?”, preguntó DeSantis durante una rueda de prensa en Spring Hill. “¿O básicamente están invirtiendo dinero en un montón de impuestos muy altos y estados disfuncionales?”, añadió.

Por otra parte, La Casa Blanca respondió que “los fondos se reparten según sea necesario” en cada estado.

Asimismo, Florida recibirá 198 millones de dólares durante cinco años para expandir la red de carga de vehículos eléctricos, con la oportunidad de solicitar 2.500 millones más en subvenciones para expandir el sistema.

Además, el estado recibirá 100 millones para mejorar la cobertura de Internet de banda ancha, lo que, según la Casa Blanca, daría acceso a Internet a más de 700.000 floridanos que actualmente no cuentan con el servicio.

El estado recibirá 1.600 millones de dólares durante cinco años para mejorar la infraestructura de agua potable, 26 millones de dólares para proteger contra incendios forestales, 29 millones de dólares para protección contra ataques cibernéticos y 1.200 millones para aeropuertos.

La Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley de infraestructura, 228 a 206, después de semanas de debates de procedimiento entre demócratas.

Seis demócratas y la mayoría de republicanos, incluidos los representantes Mario Díaz-Balart, Carlos Giménez y María Elvira Salazar, votaron en contra del proyecto de ley. Hace tres meses, el Senado de los Estados Unidos votó 69-30 para aprobar la propuesta que ahora espera la firma de Biden.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER