Una de las empresas del magnate y emprendedor sudafricano Elon Musk, The Boring Company (la compañía aburrida, en inglés), busca solucionar el exceso de automóviles en las ciudades.

Para ello propone la construcción de un sistema de túneles, mucho más pequeños que uno estándar, por donde transitarían a gran velocidad vehículos eléctricos como sus famosos Tesla. Hasta cinco pasajeros cabrían en cada vehículo y ellos decidirían hasta qué estación llegar.

La compañía ya está llevando a cabo un proyecto a pequeña escala en Las Vegas. Y el alcalde de Miami, Francis Suárez, se ha mostrado interesado en la posibilidad de que la ciudad adopte este sistema. En esa línea, el funcionario visitó recientemente la ciudad de Nevada para ver el progreso del proyecto.

“Lo que vi en Las Vegas es impresionante. Tienen la capacidad de transportar hasta 60 mil personas por hora, mientras que un sistema como nuestro Metro Rail (tren tradicional), puede transportar a 50 mil personas por día”, dijo al respecto en una rueda de prensa Suárez.

Si bien el proyecto de Miami está en una etapa preliminar -aún requiere aprobación de la comisión de la ciudad y un contrato con la compañía privada de Musk- se está hablando de la posibilidad de que sea The Boring Company quien financie la construcción y que luego recupere lo invertido con el pago de los pasajeros para el uso del medio de transporte. En el caso de Las Vegas, se ha establecido por contrato un precio máximo del pasaje para asegurar que este sea accesible.

En Miami, el sistema conectaría el extremo sur de la avenida Brickell con el barrio de la Pequeña Haití. El alcalde cree que el proyecto es realizable porque además su costo es significativamente menor al de la construcción de otro tipo de túneles.

“Comparado con el costo de construcción que tuvo el túnel que une Miami con el puerto, aca estamos hablando de un 90 por ciento menos. La nueva tecnología y el espacio más limitado que requiere ese túnel hace que sea tanto más económico”, agregaba Suárez.

Los más escépticos creen que Miami no tiene el suelo pertinente para este tipo de transporte. Sin embargo, Las Vegas parecería ser confirmación de lo contrario.

“Los túneles de Las Vegas están ubicados por debajo del nivel freático, por lo que The Boring Company tiene experiencia en la prevención de la interferencia de las aguas subterráneas con la construcción del túneles. Además, la roca de la que está hecho nuestro suelo es menos dura que la de Las Vegas, haciendo que técnicamente sea más sencillo excavar aquí que allá”, explicaba Suárez.

De ser aprobado el proyecto, a la empresa le llevaría más de un año la construcción. Algunos oponentes al alcalde de Miami descreen del proyecto y aseguran que sólo lo está impulsando para generar más amigos en el ámbito de la tecnología, que pueden ayudarlo con su campaña de reelección.

“Los críticos siempre van a existir. Criticar es lo más fácil. Pero la realidad es que nuestra ciudad está creciendo a pasos agigantados y tenemos que invertir en infraestructura para no colapsar en el futuro. Si no creen que esto sea realizable, los invito a que se tomen un vuelo a Las Vegas y vean con sus propios ojos lo que yo vi”, concluyó Suárez.