Las imágenes de cientos de turistas tomando las calles de Miami Beach, enfrentándose a la policía, le dieron vuelta al mundo. En su momento, las autoridades de la ciudad balnearia endurecieron las reglas declarando un toque de queda a las 8 de la noche y cerrando los puentes que unen Miami Beach con la ciudad de Miami a las 10 de la noche. Hoy, ante la posibilidad de que lleguen cientos de turistas nuevamente para el fin de semana largo por el Día de los Caídos (Memorial Day), que se celebra el 31 de mayo, los locales temen que haya nuevos conflictos.

Pero la situación cambió. Con el decreto firmado esta semana por el gobernador Ron DeSantis en el que se le prohíbe a las municipalidades declarar estado de emergencia por COVID-19 y decretar medidas como toques de queda, las posibilidades de las autoridades locales son menores y ya han confirmado que no intentarán tomar medidas de este tipo.

El fin de semana de Memorial se celebra un festival de Hip Hop en Miami Beach, al que asisten miles de personas en su gran mayoría pertenecientes a la comunidad afro-americana. Este festival, de algún modo, se utiliza como un ritual de bienvenida del verano.

Centros de vacunación en Miami Beach (REUTERS/Yana Paskova)Centros de vacunación en Miami Beach

Durante los choques entre la policía y los turistas en las vacaciones de primavera, un alto porcentaje de los detenidos fueron afro-americanos, generando críticas de injusticia social por parte de algunos miembros de la comunidad. Previniendo cómo será el fin de semana de Memorial, el comité asesor afro-americano del condado de Miami-Dade se reunió con las autoridades policiales de Miami Beach para conocer de ante mano cuáles son los planes para el fin de semana largo.

“Por más de dos décadas hemos estado lidiando con temas de seguridad en el fin de semana de Memorial”, explicaba ante el comité el segundo al mando en el departamento de policía de la playa, el oficial Wayne Jones, haciendo alusión a que año tras año se suele implementar un operativo especial en este fin de semana que termina con arrestos masivos. En 2020 el evento fue cancelado por COVID 19, este año se retoma la actividad normal.

El comité expresó preocupación por el uso de aerosoles paralizantes, y la policía explicó que ese es un recurso que se utiliza sólo en última instancia.

Gente reunida frente a los bares durante el brote de coronavirus en South Beach, Miami, Florida (REUTERS/Yana Paskova)Gente reunida frente a los bares durante el brote de coronavirus en South Beach, Miami, Florida

El operativo especial de seguridad para el fin de semana de Memorial en Miami Beach se modificó sólo en cuatro ocasiones en los últimos 20 años. La última modificación se presentó la semana pasada. En dicha modificación se establece que previo al uso de gas paralizante, se deben realizar al menos tres advertencias verbales.

Entre los cambios que se observarán, se encuentran los siguientes:

· Turnos de 12 horas para todos los oficiales durante ese fin de semana, y colaboración de otras fuerzas policiales en caso de que sea necesario.

· El tráfico en el distrito del entretenimiento (que incluye el famoso South Beach) será modificado para que todas las calles sean de mano única.

· Previo a la llegada de turistas, habrá una rueda de prensa para informar acerca de las nuevas reglas (que se sabe no incluirán un toque de queda).