El estándar mundial de trabajo de cuarenta horas a la semana, un horario de ocho horas por día, es de lo más normal en Estados Unidos, pero eso podría estar por cambiar con base en investigaciones recientes donde se ha comprobado que las personas son más productivas con menos horas laborales, entre veinte y treinta horas semanales.

De acuerdo con la investigación realizada por el ex profesor de psicología en la Universidad Estatal de Florida, Anders Ericsson, la idea de que las horas de trabajo más largas conducen a una mayor productividad “es una falacia”, tal como lo dijo el académico a Healthline.

El estudio se basó en las actividades que requieren de mucha habilidad, como el trabajo realizado por músicos y atletas, los individuos sólo tienen una cantidad limitada de tiempo de concentración. Después de trabajar de cuatro a cinco horas, estos profesionales calificados tuvieron rendimientos decrecientes. Según el investigador, las horas de trabajo más largas pueden disminuir la productividad porque pueden provocar agotamiento.

“La gente se esfuerza hasta el punto de tener problemas”, aseguró Ericsson a Healthline. “Es posible que no puedan recuperarse”.

Antecedentes a las jornadas de menos horas laborales

El descubrimiento del ex profesor de psicología de la Universidad Estatal de Florida no es el primer indicio de que las jornadas laborales deberían disminuir no sólo para tener el mayor rendimiento de los trabajadores, incluso hasta por salud. Aquí algunos de los antecedentes más reconocidos en los últimos años.

Programa piloto en Islandia

En julio de este año, se dio a conocer un programa piloto sobre 4 días laborales a la semana realizado en Islandia, donde se demostró que las personas que trabajan menos horas son más productivas en sus labores y más felices en su desarrollo personal y profesional.

El estudio se realizó con aproximadamente 2,500 trabajadores, más del 1% de la población activa del país, quienes trabajaron entre 35 y 36 horas a la semana, a diferencia de las 40 horas habituales, sin reducción de salario y durante 4 años.

CocoDoc en Singapur

CocoDoc.com, creadores de una herramienta de edición de PDF, vio una mayor productividad entre sus empleados después de reducir las horas de trabajo.

“Redujimos el número de horas de trabajo una vez que decidimos optar por un modelo de trabajo flexible, con una semana laboral de cuatro días en lugar de cinco”, aseguró Alina Clark, cofundadora de la empresa. “Tiendo a estar de acuerdo con la idea de que los empleados son más productivos cuando trabajan menos horas. Reducir la cantidad de horas que los empleados dedican al trabajo tiende a ser contradictorio. Hace que los empleados trabajen de manera más inteligente dentro de las horas reducidas. También reduce la noción de que “estar ocupado” o pasar más horas se traduce en mejores resultados. Tener un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal se traduce en una mejor satisfacción laboral y mayores niveles de productividad para nuestros empleados”.

Microsoft Japón

Uno de los experimentos más reconocidos sobre la reducción de horas laborales y el aumento de productividad es el que, en 2019, realizó Microsoft Japón durante el verano en el llamado Work Life Choice Challenge. La BBC informó que este programa implicó darles a los empleados los viernes libres en agosto. A pesar de estar trabajando menos horas, el personal recibió su salario completo. Los resultados fueron un aumento del 40% en sus ventas.