Los médicos del sistema de salud Broward Health, un grupo de hospitales en el sur de la Florida, convocaron a la prensa para enviarle un mensaje a las embarazadas: que se vacunen contra el COVID-19.

“Hemos visto cómo su salud se deteriora en el hospital. Las he visto con diagnósticos de neumonía, con fallas respiratorias. Ver a una embarazada con un bebé completamente sano necesitar ser intubada, sin poder respirar, entrando a una terapia intensiva, es algo que nunca antes había visto con la frecuencia con la que se ve ahora. Sinceramente, es aterrador”, indicaba ante la prensa local la doctora Mary Squire, médica ginecóloga y obstetra del hospital de Coral Springs.

Los médicos aseguran que en la últimas seis a ocho semanas, el número de embarazadas con coronavirus ha aumentado exponencialmente, con muchas de ellas terminando en partos adelantados para poner a salvo al bebé. A esto se suma que en el sur de la Florida, el 70 por ciento de las embarazadas no se ha dado la vacuna.

De acuerdo con información otorgada por los CDC (Centros para el Control de Enfermedades, por sus siglas en inglés), las embarazadas que contraen COVID-19 tienen 15 veces más riesgo de morir, 14 veces más riesgo de terminar intubadas y 22 veces más riesgo de tener un parto prematuro.

“Es un problema cuando una embarazada tiene COVID y su nivel de oxígeno es bajo, porque el feto también está luchando internamente por ese oxígeno, al igual que la madre y que todo su cuerpo. El feto compite con el corazón, con los pulmones, con el cerebro para recibir oxígeno. Entonces terminamos sacando al bebé de manera prematura. Con niños tan pequeños, hay miles de complicaciones que pueden surgir”, explicaba el doctor Adolfo González-García, obstetra del hospital Borward Health.

Una mujer sostiene la mano de su hijo mientas reciba una dosis contra el covid-19 en EEUU. REUTERS/Hannah Beier

La FDA comenzó a realizar estudios en mujeres embarazadas relacionados a la vacuna en febrero pasado. Hasta el momento los resultados indican que la vacuna no aumenta el riesgo de pérdida del embarazo en ninguno de los trimestres del embarazo.

“Hemos visto, desafortunadamente, a muchas embarazadas en nuestra unidad de cuidados intensivos. Algunas de ellas, desgraciadamente, no logran salir del hospital. Debemos practicarles cesáreas de urgencia con bebés que aún no están a término, y su salud se deteriora a cada hora. Es muy triste, porque además es algo que se puede prevenir”, afirmaba el doctor Sunil Kumar, jefe médico de Broward Health.

Los estudios indican que los niños cuyas madres se vacunaron contra el COVID 19 durante el embarazo, nacen con anticuerpos.

“Si no lo hacen por ustedes, háganlo por sus bebés. Si aman a ese bebé, vacúnense”, pedía el doctor Kumar.

Según los CDC, si la madre contrae el virus del COVID 19, difícilmente se lo pase a su hijo que no ha nacido aún. Pero hay indicios de que el embarazo complica aún más los síntomas de los infectados por este virus, haciendo que su estado de salud se deteriore de manera muy rápida.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER