El uso de mascarilla aún genera dudas, especialmente entre las de tipo FFP2 y FFP3 desde que afirmaran que las segundas son las que más nos protegen. Conoce en qué se diferencian y en qué casos se recomiendan.

Mascarillas FFP2 y FFP3

Hace un año poco sabíamos del uso de una mascarilla, sin embargo, llegó el COVID-19 y tuvimos que aprender a protegernos y a proteger a los demás de la infección por coronavirus gracias a estos cubrebocas. El desconcierto inicial en cuanto a los tipos de mascarillas disponibles en el mercado y sus usos parece que ya se iba solventado, al menos entre las quirúrgicas y las mascarillas FFP2, los dos tipos más comunes.

Pero actualmente, la duda más frecuente es si se necesitan mascarillas con una capacidad de protección superior a estas, como la mascarillas FFP3. Y todo a raíz de que el epidemiólogo director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad dijera en una rueda de prensa que la FFP3 es “la más eficaz” para protegerse a uno mismo.

Las FFP3 protegen algo más que las FFP2, pero la diferencia es baja, por lo que los expertos recomiendan no comprar las FFP3 y dejarlas para personas de alto riesgo o sanitarios en primera línea

Y el experto no mentía, es cierto que las FFP3 protegen más que las FFP2, pero no es necesario que la población general las utilice para las tareas cotidianas, como ir a comprar o a pasear, si no que su uso está destinado a profesionales sanitarios o a grupos vulnerables por indicación médica. Para entender mejor el porqué te explicamos las diferencias concretas entre ambos tipos de mascarilla y en qué casos hay que usar una u otra.

Diferencias entre la mascarilla FFP2 y FFP3

Cristina Carrillo, farmacéutica comunitaria, nos explica que a simple vista las mascarillas FFP2 y FFP3 no se diferencian en prácticamente nada y que ambas forman parte de las catalogadas como equipos de protección individual filtrantes (EPI), que lo que hacen es proteger a aquel que lo lleva puesto.

La coordinadora de enfermería del Hospital Universitario La Moraleja aclara que ambas mascarillas están reguladas con la norma UNE-EN-149 y nos proporcionan protección contra las enfermedades respiratorias. En cuanto a las diferencias entre ambas, la experta en urgencias y emergencias, nos explica que son tres principalmente:

Diferencias entre la mascarilla FFP2 y FFP3: resistencia a la respiración

Resistencia a la respiración

Es la facilidad con la que respiramos cuando la llevamos puesta. Según los ensayos que se realizan como prueba de calidad “con las mascarillas FFP3 nos costaría respirar (inspirar) un pelín más que con la FFP2. Habría que hacer un poco más de fuerza”.

Diferencias entre la mascarilla FFP2 y FFP3: penetración del material filtrante

Penetración del material filtrante

Se trata de la cantidad de aerosoles de cloruro de sodio y de aceite de parafina que pueden traspasar la máscara filtrante. La diferencia entre ambas mascarillas es que la penetración máxima de esos materiales es de un 6% con la FFP2, y solo de un 1% con la FFP3.

Diferencias entre la mascarilla FFP2 y FFP3: fuga hacia el interior total

Fuga hacia el interior total

Esto hace referencia a cuántas partículas se cuelan dentro de la mascarilla por un fallo en el ajuste a la cara, por la válvula de exhalación –si es que la tienen–, y por el filtro que no es 100% seguro. La FFP2 protege un 92% y la FFP3 un 98%.

Cuánto cuestan y cuánto duran las mascarillas FFP2 y FFP3?

Además, hay que destacar que el precio de ambos tipos de mascarilla protectora contra el coronavirus varía, mientras que las FFP2 rondan entre los 1 y 2 dolares, las FFP3 van desde los 3 hasta los 6 dolares.

Teniendo en cuenta los tiempos de uso de cada una de ellas, que puede ser diferente en función del fabricante, pero que ronda las 8 horas en el caso de las mascarillas FFP2 y las 4 horas las FFP3, el desembolso mensual podría ser alto.

Ambas pueden ser de un solo uso o reutilizables, algo que se indicará en la propia mascarilla o en su etiquetado, si el marcaje es NR será no reutilizable y si lo que se indica es una R, se podrá reutilizar siempre siguiendo las indicaciones del comerciante. Como apuntan desde la Guía de compra de mascarillas del Ministerio de Sanidad, cuando la notes húmeda o sucia, o se deteriore por el uso, se recomienda sustituirla por otra.

Cuándo se deben usar mascarillas FFP2 o FFP3

Aunque incluso a nivel político hay quién ha pedido que este tipo de mascarillas sean de uso obligatorio, Cristina Carrillo subraya que tanto las FFP2 como las FFP3 no están indicadas para el público general, aunque “sí que se recomiendan las mascarillas FFP2 en lugares muy concurridos, cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad interindividual, o para personal sanitario o personas de riesgo”.

Las FFP3, por su parte, están destinadas a los profesionales de la salud que vayan a realizar procedimientos en los que se va a estar cerca de un paciente infectado con SARS-CoV-2 o generar aerosoles, nos explica Elena Plaza, por ejemplo, al realizar intubaciones, ventilación manual con bolsa autoinflable, o aspiración de secreciones respiratorias.

Algunas mascarillas llevan una válvula de exhalación para hacer más fácil la respiración con ella puesta, pues evita que se concentre la humedad y el calor entre la tela y la cara. Sin embargo, este tipo de mascarillas están prohibidas, al menos en España, pues cuando se respira una membrana filtra el aire exterior, pero al exhalar esta membrana se abre para dejar salir el CO2 y no filtra el aire exhalado, por lo que si la persona estuviese contagiada estaría diseminando el virus como si no llevase cubrebocas, de ahí que se suelan llamar ‘mascarillas egoístas’.

La clave de las mascarillas FFP es el ajuste

Las personas se están centrando mucho en la filtración y el tipo de mascarilla que usan, pero se les está olvidando el ajuste, nos aclara Elena Plaza. “La clave de las FFP es el ajuste”, no se puede intentar llevar la mascarilla más segura y luego no usarla bien, pues no se va a conseguir nunca ese nivel de protección.

“Si hay agujeros y no hay un ajuste perfecto, el aire, como el agua, va por donde menos resistencia hay, en vez de por las cuatro o cinco capas de la mascarilla”

Hay dos motivos por los que no se consigue esta eficacia, uno es porque no se logra un ajuste perfecto, “si hay agujeros y no hay un ajuste perfecto, el aire, como el agua, va por donde menos resistencia hay, en vez de por las cuatro o cinco capas de la mascarilla. Nadie nos ha dicho qué salvaorejas emplear para mejorar el ajuste de las mascarillas”. El segundo motivo es que “algunos farmacéuticos venden las mascarillas sin explicar cómo deben usarse correctamente y, además, la gente está optando por comprarlas en internet, algo incluso peor”.

En conclusión, no es necesario el uso de las mascarillas FFP3 para actividades cotidianas, por lo que no está justificado el auge de las ventas de este tipo de cubrebocas. Además, tanto Cristina Carillo, como Elena Plaza, coinciden en que dado que la diferencia entre ambas es muy pequeña, la población deje las FFP3 para el personal sanitario de primera línea o personas de alto riesgo, que podrían quedarse sin existencias con el riesgo que supone para ambos colectivos.