Al menos 1.115 niños, hijos de víctimas del escándalo de las ayudas sociales en Países Bajos, en el que la Agencia Tributaria neerlandesa acusó sin fundamento a decenas de miles de familias de fraude fiscal, fueron separados de sus padres entre 2015 y 2020, informó  la Oficina Central de Estadísticas (CBS) del país.

Aunque las polémicas acusaciones de la Agencia Tributaria neerlandesa se remontan al menos a 2004, la CBS ha investigado el periodo posterior a 2015 porque este fue el año en el que entró en vigor una nueva Ley de la Juventud y los datos de los niños que acabaron en una casa de acogida están actualizados.

Las conclusiones de la CBS no indican si la separación de los niños de sus familias fue resultado directo del escándalo de las ayudas sociales en el que se habían visto envueltos, o si existen otras causas que se han sumado a esas acusaciones infundadas de fraude fiscal que les llevaron a la ruina.

Obligados a devolver las ayudas

La Agencia Tributaria acusó sin fundamentos a más de 30.000 padres de fraude fiscal y los obligó a devolver decenas de miles de euros que habían recibido en años anteriores en concepto de ayudas para los cuidados de sus hijos, una encrucijada que condujo a muchas familias a la ruina, endeudándose o perdiendo su casa.

Este escándalo obligó al actual gobierno neerlandés, liderado por Mark Rutte, a presentar su dimisión en bloque, en un reconocimiento de la responsabilidad oficial del que se considera el mayor escándalo institucional, político y social, rodeado de sospechas de discriminación e ilegalidades.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER