Una “gigantesca” operación mundial contra la delincuencia, en la que las fuerzas del orden colocaron en secreto teléfonos encriptados, logró detener a más de 800 personas y permitió salvar más de 100 vidas, indicó el Buró Federal de Investigaciones (FBI) estadounidense.

Un total de 17 países, liderados por el FBI, participaron en “una de las operaciones policiales más grandes y sofisticadas hasta la fecha en la lucha contra las actividades delictivas cifradas”, explicó el director adjunto de Europol, Jean-Philipe Lecouffe, en La Haya.

Las policías de Australia y Nueva Zelanda también informaron de la detención de más de 800 personas en el marco de un operativo internacional contra las organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico, asesinato y otros delitos. Se requisaron unos 700 lugares y más de 8 toneladas de cocaína.

La Policía Federal Australiana ve durante su Operación Ironside contra el crimen organizado en esta fotografía sin fecha publicada el 8 de junio de 2021. Policía Federal Australiana / vía REUTERS

La operación conjunta, que se llevó a cabo durante los últimos días, permitió a los agentes incautar también dos toneladas de drogas sintéticas, 22 toneladas de cannabis, aproximadamente 250 armas, 55 vehículos de lujo y 48 millones de dólares en diversas monedas y en criptomonedas, confirmó la agencia Europol.

Los presuntos criminales “son miembros de bandas de motociclistas, de la mafia australiana, de sindicatos delictivos asiáticos y de grupos delictivos graves y organizados”.

Armas incautadas por la Policía Federal de Australia durante su Operación Ironside contra el crimen organizado.   Australian Federal Police/Handout via REUTERS

En Australia, se han detenido a unos 224 presuntos criminales en 525 registros policiales en todo el país, así como se han cerrado seis laboratorios clandestinos y evitado que se ejecuten 21 amenazas de muerte hasta la fecha, según el comisionado policial.

El dinero incautado por la Policía Federal Australiana en su Operación Ironside contra el crimen organizado. 8 de junio de 2021. Policía Federal Australiana / vía REUTERS

“Hemos detenido a los presuntos responsables de estos delitos. Hemos evitado los tiroteos y hemos frustrado la delincuencia grave y organizada confiscando sus riquezas mal habidas”, dijo Kershaw, quien recordó que Australia es un mercado ilegal atractivo para las mafias por el alto precio de la droga.

En virtud de este operativo, que comenzó en 2018, las autoridades policiales han decomisado hasta la fecha un total de 3,7 toneladas de drogas, 104 armas de fuego y unos 34,9 millones de dólares en efectivo.

Una persona es detenida por la Policía Federal Australiana después de su Operación Ironside contra el crimen organizado.   Australian Federal Police/Handout via REUTERS
El primer ministro australiano, Scott Morrison, habla durante una conferencia de prensa sobre la Operación Ironside, que interrumpió el crimen organizado a nivel internacional. Sídney. , Australia, 8 de junio de 2021. Imagen AAP / Dean Lewins vía REUTERSEl primer ministro australiano, Scott Morrison, habla durante una conferencia de prensa sobre la Operación Ironside, que interrumpió el crimen organizado a nivel internacional. Sídney.

El FBI, junto a la Policía Federal de Australia, “desarrolló estratégicamente y operó de forma encubierta una empresa de dispositivos cifrados, llamada ANOM” que dio servicio a más de 12.000 de estos aparatos de más de 300 grupos criminales que operan en más de 100 países, confirmó Europol.