La pandemia de coronavirus ha estresado a innumerables estadounidenses. Pero al menos en la Florida, un barómetro de salud mental realmente mejoró: menos personas se suicidaron en 2020 que en cualquier momento en los últimos años, muestran estadísticas recién publicadas.

 

A pesar de las tensiones de la cuarentena, la incertidumbre económica y la agitación política durante la pandemia, los expertos dicen que la baja en los suicidios no fue inesperada.

“Durante las crisis nacionales, tendemos a ver grandes bajas en los suicidios. Durante las guerras y desastres naturales el índice de suicidio baja uno o dos años”, dijo el Dr. Bart Andrews, miembro de la junta de la Sociedad Americana de Suicidología.

“La razón más importante es que hay un nivel de colectivo social. Todos están juntos. Es la nacionalización de nuestro estado de ánimo. De repente, la gente es parte de algo más grande que ellos mismos”. Pero los expertos en salud mental también advierten que el riesgo de suicidios sigue siendo alto en los próximos meses, especialmente a medida que la pandemia se convierte en un segundo año exhaustivo, muchos estudiantes y trabajadores siguen aislados y la economía se recupera a un ritmo diferente para los diferentes grupos.

“Diría que probablemente tendremos que esperar al menos un año más antes de que podamos decir cuál fue el efecto de la pandemia”, dijo el Dr. Scott Poland, psicólogo y codirector de la Oficina de Prevención del Suicidio y la Violencia de la Universidad Nova Southeastern. “Sospecho que el índice de suicidio aumentará”.

Desde que la pandemia de coronavirus le volteó la vida a casi todo el mundo hace casi un año, los expertos han advertido repetidamente de los peligros para la salud mental y que los suicidios pudieran aumentar.

Pero en toda Florida, según las estadísticas preliminares de Medicina Legal, 2,975 personas se suicidaron en 2020. Eso es una baja del 13% respecto al año anterior y de 16% con respecto a 2018.

En Miami-Dade, 231 personas se suicidaron en 2020, una baja de 20 por ciento con respecto al año anterior, y casi 25 por ciento con respecto a 2018, según la Oficina del Médico Forense. El número de suicidios en Miami-Dade no ha sido tan bajo desde 2009 —durante el apogeo de la Gran Recesión, otra crisis nacional— cuando se suicidaron 233 personas.

La cifra de suicidios también ha disminuido en Broward, donde 216 personas se suicidaron el año pasado. Eso es una baja de 11% con respecto a 2019 y de 18 %con respecto a 2018.

Andrews dijo que cree que otra razón por la que hay menos suicidios durante la pandemia puede ser simple.

“La gente está junta en casa. Por lo general, la gente se suicida cuando está sola”, dijo. “La mayoría de los suicidios son de personas solas en casa”.

Otros estados, como Massachusetts y Utah, tampoco han reportado aumento en suicidios durante la pandemia. Los datos muestran que a nivel internacional, otros 24 países reportaron números similares, al menos durante el verano, dijo la Dra. Christine Moutier, directora médica de la Fundación para la Prevención del Suicidio en Estados Unidos.

Las excepciones hasta ahora incluyen Japón,donde un recuento preliminar muestra que los suicidios aumentaron en un país que durante mucho tiempo ha sufrido de ese flagelo, y Corea del Sur, donde las autoridades informaron que más mujeres jóvenes se suicidaban durante el verano.

Las estadísticas nacionales sobre suicidios de 2020 no estarán disponibles hasta dentro de varios meses, pero una gran inclinación de los estudios en el último año ha aumentado las preocupaciones y estimulado las historias en la cobertura de los medios de comunicación sobre las posibilidades de más suicidios.

La preocupación por el estrés en los niños —muchos refugiados en casa, fuera de sus aulas o tratando con familiares enfermos— ha sido particularmente aguda. Entre abril y octubre de 2020, según los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC), hubo un aumento en la cantidad de niños a quienes llevaban a las salas de emergencia del hospital por razones de salud mental.

El mes pasado hubo una ola de informaciones en todo el país después que autoridades informaron que 19 estudiantes en Las Vegas se suicidaron cuando el estado decretó un cierre en marzo de 2020. Una encuesta nacional de Navigate360 y Zogby Strategies también informó que los adolescentes estadounidenses están experimentando índices elevados de depresión, ansiedad y de están autolesionando

Pero Moutier da crédito a las campañas de servicio público dirigidas al bienestar de la salud mental durante la pandemia, las informaciones en los medios de comunicación que ponen de relieve los recursos de prevención del suicidio y el rápido paso a la llamada telemedicina, que facilita a las personas a hablar con médicos y asesores psicológicos.

“Mucha gente puede tener pensamientos suicidas. La gran mayoría no pasa al comportamiento real del intento de suicidio y eso debe darnos mucha esperanza”, dijo Moutier.

Agregó: “No es hora de perder el impulso en la prevención del suicidio solo porque las cifras han bajado”.

De hecho, hay algunas pruebas de que la gente está usando estos recursos cada vez más. En todo el país, los números telefónicos de prevención de suicidios durante la pandemia han reportado un aumento. La Crisis Text Line, un servicio gratis que ayuda a las personas en crisis, informó que en la Florida el volumen de “conversación” aumentó 25% por ciento a partir del año anterior, reflejando una tendencia nacional.

Los terapeutas dicen que incluso pequeños ejercicios de salud mental han ayudado durante la pandemia.

Rikera Taylor, estudiante de Psiquiatría de la Universidad de Miami, recientemente tuvo como paciente a una anciana que había perdido su trabajo debido a la pandemia y estaba acosada por la depresión y el aislamiento. Taylor la animó a comenzar un “diario de alegría”, una crónica diaria de las actividades que estaba deseando, como viajar y coleccionar joyas.

“Solo para poder pensar en el futuro, eso realmente la ayudó a tener esperanza y ayudó con la depresión”, dijo Taylor, quien publicó un estudio sobre el diario durante la pandemia y también asumió el ejercicio en diciembre.

Aun así, los impactos duraderos en la salud mental de la pandemia —y si sigue un aumento de los suicidios— serán complicados y diferirán de un estado a otro, de un país a otro. Las personas de color y los trabajadores de menos ingresos se han visto desproporcionadamente afectadas por la devastación económica, y varios grupos de edad y etnias pueden demorar en recuperarse.

Andrews, de la Sociedad de Suicidología de Estados Unidos, dijo que por lo general demora un tiempo antes que las disparidades económicas comiencen a afectar el índice de suicidios.

“Es muy probable que tengamos un nivel de recuperación diferente en diferentes poblaciones”, dijo. “La mayor preocupación no es la pandemia, es la recuperación”.

Hay numerosos números telefónicos para pedir ayuda para las personas en crisis, pero si usted piensa que tiene una emergencia llame al 911.

— El número telefónico directo de prevención del suicidio en Florida y en todo el país es 800-273-8255.