Los New York Yankees y los Red Sox vivieron un capítulo más de la rivalidad más grande en la Gran Carpa, cuando los equipos chocaron en el juego de comodines, y la balanza se volvió a inclinar para los de Boston, quienes alargan la mala racha de los bombarderos al derrotarlos 2-6 y avanzar a la Serie Divisional ante Tampa Bay.

Red Sox recibió a unos Yankees que ingresaron en la última jornada al puesto de comodín, pese a que el futuro estuvo siempre en sus manos. Y fue la misma sensación de irregularidad la que imperó durante las primeras tres entradas al dar las primeras tres carreras de la noche.

Gerrit Cole no pudo en la primera entrada. Bogaerts conectó un profundo que se fue por encima de la barda para enloquecer al Fenway. Momentos antes Cole perdió una base por bolas y así cayeron las primeras dos carreras de la noche.

Cole permaneció errático hasta el tercer episodio, mientras que Nathan Eovaldi terminó con ocho jugadores en ponches que fueron auxiliados con la defensiva local. Hasta que Kyle Schwarder metió un golpe seco por un profundo de Cole y así sumar el tercero de la noche.

La noche parecía complicada para los visitantes. Rizzo tuvo que meter a los Bombarderos del Bronx con un batazo que superó la parte superior derecha para meter el 1-3.

De Cole pasó a Holmes que hizo un buen trabajo, aunque también terminó fuera del diamante para que Severino ingresara en un partido en el que tampoco figuró. Sobre todo porque permitió una base por bolas de parte de Xanders en la sexta entrada baja, que ayudó a que en un imparable del lado derecho metiera la cuarta carrera del primer juego de comodín.

Los New York Yankees necesitaban que los Red Sox dejaran de anotar. Loáisaga dejó ir un par de bases por bolas en la séptima entrada. Entonces entró Green al quite pero los cambios no carburaron. Una nueva base dejó a los Red Sox con casa llena. Rizzo, Torres, Urshela y Odor en el jardín tenían la responsabilidad de parar la presión del local, pero Alex Verdugo entró para sacar un par de carreras tras un sencillo.

Los de la Gran Manzana llegaron a la novena entrada con todo en su contra y al empezar, en un cambio de lanzador por parte de Boston con Whitlock, Staton insertó el home run para darle una segunda carrera cuando el partido ya se les había ido de las manos.

Los Red Sox volvieron a imponerse a los bombarderos y ahora tienen otra cita ante Tampa Bay para buscar regresar a la Serie Mundial