LeBron James suma otro partido épico para su historial en los Playoffs. Sin poder ver tras recibir un golpe en el ojo en los últimos minutos, anotó un triple en mala posición y desde la etiqueta del Staples Center para vencer el reloj de tiro con menos de un minuto por jugar que terminó siendo los ultimos puntos del encuentro para que los Lakers vencieran 103-100 a los Warriors en el Play In,ganando tiempo de descanso que es crucial para un equipo veterano y tan mermado como los campeones defensores.

Muy pocos les daban opciones a los Warriors, que tomaron tan a pecho el papel de underdogs que sacaron el uniforme de los ‘We Believe Warriors’, el equipo que en 2007 se convirtió en el primer octavo en eliminar a un primero en una serie de siete partidos. Tras 24 minutos, cocinaban otra sorpresa porque salieron con todo desde el inicio y los Lakers estaban atorados en tercera velocidad.

El cierre fue de toma y daca y finalmente resolvió el triple de LeBron en el último minuto, posesiones después de que recibiera un piquete en el ojo de Draymond Green, una fuerte falta que recordó la del Juego 7 de las Finales de 2016. La defensiva se encargó de borrar del mapa a Curry en las últimas posesiones, que ganara alguien más y Golden State no lo encontró. Extrañan a Klay, sin duda, porque Wiggins tiene flashazos pero no es constante y el resto están muy verdes.

Así que los Lakers tienen par de días de descanso, que para ellos es oro puro, antes de iniciar el domingo la serie ante los Suns, mientras que los Warriors tienen que pasar la página temprano porque se la juegan ante los Grizzlies el viernes, equipo al que vencieron el domingo para ser octavos y no novenos, teniendo así el colchón y la localía para el juego definitorio por el octavo.