El rugby es uno de los deportes que intenta modificar su reglamento cada temporada en busca de la mejora permanente. Este año el objetivo es darle mayor velocidad y dinámica al juego y que los equipos intenten atacar y marcar más puntosNueva Zelanda y Australia son pioneros en incorporar estas modificaciones, todos los años proponen y utilizan distintas reglas que, si pasan las pruebas, luego pueden ser adoptadas por la World Rugby. Los oceánicos implementarán novedosas leyes en los torneos que comienzan el 26 de febrero.

La modificación más novedosa es que el capitán de cada equipo tendrá la potestad de pedirle al juez del partido que chequee una jugada con video-ref si cree que hubo una infracción del rival previo a un try. La regla, conocida como “Captain´s referral”, es similar al ojo de halcón que se utiliza en el tenis. El jugador tendrá 10 segundos para acercarse al árbitro y pedirle una revisión. Esto se puede utilizar una vez por partido; en caso de que el jugador tenga razón y cambie la decisión del árbitro, mantiene la oportunidad, de lo contrario, la pierde. También lo puede hacer para ver un posible foul play. Además, en los últimos 5 minutos de juego podrá “desafiar” al juez sobre cualquier acción de juego en la que crea que hubo una infracción o un error reglamentario. Por ejemplo, si hubo un knock-on no visto por el árbitro durante el juego, el capitán tendrá la oportunidad de pedir que se revea la jugada.

A causa de la pandemia, el SuperRugby no se pudo jugar en ambos países y cada franquicia disputó un torneo interno con los demás equipos de su país. El SuperRugby Aotearoa de Nueva Zelanda y el SuperRugbyAU australiano adquirieron las nuevas reglas para esta temporada, al igual que lo hicieron el año pasado, en pos de agilizar el juego y hacerlo más atractivo.

Los jugadores podrán tener mayor comunicación con el árbitro.Los jugadores podrán tener mayor comunicación con el árbitro.

En Australia, si un partido termina empatado jugarán dos períodos extras de 5 minutos, en caso de que un equipo marque un penal o un drop, el juego continuará hasta cumplir el tiempo acordado, pero si alguno logra marcar un try, ganará el partido (GoldenTry). Una regla similar al gol de oro en el fútbol. En cambio, en Nueva Zelanda jugarán un solo tiempo de diez minutos, y a diferencia del país vecino, el primero en marcar puntos, incluso marcando un penal, ganará (GoldenPoint). Si esta regla llegase a adoptarse por la World Rugby, ya no habría división de puntos tras un empate. Hoy en día, en Buenos Aires el empate da dos puntos a cada equipo como en la Copa del Mundo.

Originalmente, si un jugador pierde el control de la pelota hacia delante y ésta entra al ingoal, el juego se reinicia con un scrum a favor del equipo defensor; lo mismo ocurre si la pelota es trabada y no se logra apoyar. Ahora retomarán el juego con un drop desde el ingoal, el equipo que no patea deberá estar parado sobre o detrás de la línea de cinco de ingoal. Los australianos implementaron esta regla el año pasado y Nueva Zelanda la adoptará esta temporada. World Rugby propuso este cambio en 2016 pero no prosperó.

Otra de las pruebas que se iniciarán en Oceanía: ya no habrá empates, los partidos se definirán en tiempo extra.Otra de las pruebas que se iniciarán en Oceanía: ya no habrá empates, los partidos se definirán en tiempo extra.

Para los australianos, cualquier salida mal hecha será reiniciada con un free-kick en mitad de cancha, al igual que en el Seven. Además el tiempo de reanudación de juego después de una marcación será de 30 segundos, a diferencia de los 60 que tenían antes. Los equipos no podrán demorar el juego con reuniones o con caminatas lentas a la mitad de la cancha. Esto dará más tiempo de juego y menos tiempo muerto.

Un jugador expulsado no reingresará pero un compañero podrá remplazarlo transcurridos 20 minutos.  Un jugador expulsado no reingresará pero un compañero podrá remplazarlo transcurridos 20 minutos.

Una variación ya implementada el año pasado y que continuarán utilizando es el cambio en la expulsión. Si un jugador recibe una roja no podrá volver al campo de juego, pero su equipo podrá reemplazarlo transcurridos veinte minutos. Tanto en Australia como en Nueva Zelanda creen que un jugador menos es una ventaja desproporcionada, entonces crearon esta regla para que el partido no pierda competitividad.

El reglamento está actualizándose en forma permanente, aunque estas reglas serán utilizadas solamente en esos torneos y evaluadas por World Rugby. Algunas pueden no ser aprobadas, pero no sería extraño que todas ellas se adopten en el resto del mundo en los próximos años. Australia y Nueva Zelanda son pioneras en marcar rumbos en este deporte.