El condado de Los Ángeles ha prohibido oficialmente que los empleados de la ciudad viajen a Florida por su cuenta.

La Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles prohibió por unanimidad cualquier viaje a Florida financiado por los contribuyentes. “Como lo hemos hecho en el pasado, donde los estados han promulgado algunas leyes atroces que contravienen todo lo que hicimos en el condado de Los Ángeles y en California, esta moción pide una prohibición de viajar en todos los desplazamientos a estos estados”, dijo la supervisora ​​Sheila Kuehl.

El condado decidió promulgar la prohibición debido a que el gobernador Ron DeSantis firmó la ley “No digas gay” que impide la enseñanza de ciertos “materiales” a niños menores de 4.º grado.

Los críticos del proyecto de ley creen que podría causar daño a los estudiantes de la comunidad LGBTQ+: “El tipo de entorno escolar imaginado en esta legislación es incómodo, inseguro, poco acogedor y tóxico para todos los estudiantes y el personal por igual, en particular para aquellos que se identifican como LGBTQ+”, declaró la junta.

Según la prohibición, todos los viajes relacionados con negocios del condado a Florida se suspenden a menos que se determine “que la falta de autorización de dichos viajes dañaría gravemente los intereses del condado”.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER