La empresa de biotecnología financiada por Bill Gates, Oxitec, en colaboración con el Distrito de Control de Mosquitos de los Cayos de Florida (FKMCD), han liberado desde finales de abril 150.000 mosquitos modificados genéticamente en Florida para que acaben con la hembra de los mosquitos Aedes aegypti, especie invasora responsable de prácticamente todas las enfermedades transmitidas por mosquitos a los humanos.

Esta especie, Aedes aegypti, puede transmitir el dengue, el zika y la fiebre amarilla entre otras enfermedades humanas. A las mascotas y animales les puede transmitir el grave gusano del corazón y otras patologías potencialmente mortales para ellos.

El mosquito transgénico liberado, llamado OX5034, es una segunda generación creada en los laboratorios ingleses de Oxitec. La diferencia es que la primera versión, la OX513A, estaba diseñada para matar a toda la descendencia, mientras que estos nuevos especímenes solo mata a las hembras.

Los mosquitos machos (no pican. Se alimentan de néctar, no de sangre) de Oxitec saldrán de unas cajas de liberación colocadas en seis lugares situados en los Cayos de Florida para aparearse con los mosquitos hembra locales (estos sí pican. Sí se alimentan de sangre).

La caja de Oxitec donde se liberarán los mosquitos genéticamente modificados Foto: (REUTERS/Marco Bello)La caja de Oxitec donde se liberarán los mosquitos genéticamente modificados

Las crías hembras de estos encuentros no pueden sobrevivir, y la población de Aedes aegypti quedará de esta manera controlada. El mosquito Aedes aegypti constituye alrededor del cuatro por ciento de la población de mosquitos en los Cayos.

Si los resultados son satisfactorios, pueden llegar a soltar hasta 20 millones de mosquitos de este tipo.

¿Qué dice la OMS?

La nueva guía de la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece estándares esenciales para informar la investigación y el desarrollo futuros sobre mosquitos modificados genéticamente, en particular para abordar cuestiones relacionadas con la ética, la seguridad, la asequibilidad y la eficacia.

La malaria y otras enfermedades transmitidas por vectores, incluidos el dengue y el Zika, afectan a millones de personas en todo el mundo. Más de 400.000 personas mueren cada año a causa del paludismo. Si se demuestra que son seguros, eficaces y asequibles, los mosquitos vectores modificados genéticamente podrían ser una nueva herramienta valiosa para combatir estas enfermedades y eliminar su enorme carga sanitaria, social y económica.

Brasil utiliza desde hace varios años el método Wolbachia de combate al dengue, que consiste en la liberación de los insectos genéticamente modificados, a los que se les introdujo la bacteria que los incapacita para transmitir las enfermedades, para que se mezclen con las poblaciones locales de Aedes aegypti. EFE/Marcelo Sayão/Archivo
Brasil utiliza desde hace varios años el método Wolbachia de combate al dengue, que consiste en la liberación de los insectos genéticamente modificados, a los que se les introdujo la bacteria que los incapacita para transmitir las enfermedades, para que se mezclen con las poblaciones locales de Aedes aegypti.
Esta especie, Aedes aegypti, puede transmitir el dengue, el zika y la fiebre amarilla entre otras enfermedades humanas. A las mascotas y animales les puede transmitir el grave gusano del corazón Foto: (FKMCD)
Esta especie, Aedes aegypti, puede transmitir el dengue, el zika y la fiebre amarilla entre otras enfermedades humanas. A las mascotas y animales les puede transmitir el grave gusano del corazón

En las últimas dos décadas, hemos logrado resultados notables con las herramientas de control de la malaria existentes, evitando más de 7 millones de muertes y 1.500 millones de casos de la enfermedad”, dijo el Dr. Pedro Alonso, Director del Programa Mundial de Paludismo de la OMS. “Sin embargo, el progreso hacia los objetivos clave de nuestra estrategia mundial contra el paludismo sigue estando fuera de curso. Los mosquitos genéticamente modificados son una de las nuevas herramientas prometedoras que podrían ayudar a acelerar el ritmo del progreso contra la malaria y otras enfermedades transmitidas por vectores “.

La incidencia del dengue sigue aumentando y afecta a personas en más de 129 países, por lo que necesitamos herramientas de control de vectores más sostenibles para detener la marea del dengue y otras enfermedades arbovirales y algunas herramientas novedosas ofrecen el potencial para controlar estas enfermedades”, dijo el Dr. Mwele Malecela, Director del Departamento de Control de Enfermedades Tropicales Desatendidas de la OMS.