Todos los rehenes retenidos en la sinagoga Congregación Beth Israel de la localidad de Colleyville, en Texas (EE UU), “están fuera y a salvo”, ha confirmado el gobernador de Texas, Greg Abbott, después de que la Policía llevase a cabo una operación de liberación que ha terminado con el secuestrador abatido.

El jefe de policía de la ciudad, Michael Miller, ha informado, el equipo de rescate HRT irrumpió en la sinagoga, rescataron a los tres rehenes y el sospechoso murió“.

Las autoridades han identificado al presunto secuestrador, pero no pueden hacer pública su identidad de momento mientras no concluya la investigación en curso, según ha comunicado Matt DeSarno, el agente especial a cargo del FBI en Dallas, durante la conferencia de prensa.

Aún no hay señales de que esto sea parte de “cualquier amenaza en curso”, ha agregado, al mismo tiempo que apunta que los investigadores creen que el sospechoso se centró en “un tema que no amenazaba específicamente a la comunidad judía“.

Todos los rehenes retenidos “están fuera y a salvo”, señalaba por su parte el gobernador de Texas, Greg Abbott, en un tuit en el que no ha aclaraba más detalles sobre la operación.

Pedía la liberación de su hermana

Según funcionarios estadounidenses, el sospechoso aseguraba ser el hermano de la científica pakistaní Aafia Siddiqui, una neurocientífica paquistaní sospechosa de tener vínculos con Al Qaeda, encarcelada en una base aérea estadounidense cerca de Colleyville

El secuestrador pedía que liberan a su hermana, que cumple una condena de 86 años de prisión por haber tratado de matar a soldados estadounidenses y agentes del FBI mientras se encontraba detenida en Afganistán.

La toma de rehenes se produjo durante un servicio religioso en la sinagoga de la congregación Beth Israel, que se estaba emitiendo en vivo por la página web de la institución en Facebook.

Más de 8.000 personas se conectaron al vídeo de la retransmisión en directo una vez que surgieron las primeras informaciones en redes sociales sobre lo ocurrido, hasta que finalmente la emisión se suspendió sin que la situación en el interior de la sinagoga se hubiera resuelto.

El vídeo no mostraba lo que sucedía dentro del edificio, pero podía escucharse a un hombre enfadado que hablaba sobre la religión, insistía en que no quería herir a nadie y aseguraba que iba a morir.

Antes de que el vídeo dejara de emitirse, se escucharon lo que parecían negociaciones por teléfono entre el sospechoso y los agentes.

El suceso ha provocado que se refuerce la protección policial en varias sinagogas e instituciones judías de grandes ciudades del país, como Dallas, Nueva York o Los Ángeles (California), para detectar cualquier posible amenaza antisemita derivada de lo ocurrido en Colleyville.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER