Charles Leclerc tuvo un fin de semana perfecto. Ni un solo error. Logró la pole, la vuelta rápida, lideró todas las vueltas de carrera y el triunfo, para sumar así su primer Grand Chelem en la F1. Y además aumentó su liderato en el Mundial. El monegasco, tras tan solo tres carreras, ya cuenta con 34 puntos de margen respecto al nuevo segundo clasificado, George Russell, después de los abandonos de Carlos Sainz y Max Verstappen.

El piloto monegasco defendió con contundencia su posición ante el neerlandés antes de que su RB18 dijera basta y exhibió un ritmo demoledor. Por ello, Charles quiso destacar el gran rendimiento de su Ferrari F1-75, coche con el que el jueves decía que el equipo italiano no era favorito en una pista tan rápida. Aquel día dijo que la siguiente cita, de Imola, debía ser más favorable para Ferrari. Acabó dominando en Australia, indicativo de lo que puede suceder en Italia.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER