El director de la asociación de hospitales más grande de Florida advirtió el martes que el número vertiginoso de hospitalizaciones por Covid-19 no se parece a nada que el estado haya visto antes, incluso cuando el gobernador Ron DeSantis minimiza ese aumento.

El martes, Florida rompió nuevamente su récord diario más alto con 11,515 hospitalizaciones, las admisiones más altas por cama de hospital en Estados Unidos, lo que marca el tercer día consecutivo en que el estado ha batido su récord. Aproximadamente 2,400 pacientes se encuentran ahora en cuidados intensivos. Los nuevos casos registrados el martes fueron 17,001.

La Asociación de Hospitales de Florida utiliza y reporta estos datos para realizar un seguimiento de las admisiones y la escasez de personal. El día anterior, los datos mostraron que hubo 10,389 hospitalizaciones por Covid-19 en el estado.

Esto sigue a al reporte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) que informaron durante el fin de semana que el estado tuvo más de 21,000 nuevas infecciones por coronavirus en un día durante la semana pasada.

Al mismo tiempo, existe preocupación entre los expertos de que Florida aún está a semanas de alcanzar su punto máximo de nuevos contagios de COVID-19. El estado ahora representa aproximadamente 1 de cada 5 casos nuevos a nivel nacional.

Aún así, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, una estrella republicana en ascenso que ganó elogios de los conservadores el año pasado por su enfoque de la pandemia de coronavirus, se ha resistido a los pedidos de nuevos mandatos de máscaras o cierres, argumentando que tales restricciones han empeorado la salud pública y la economía en otros estados.

DeSantis y la legislatura estatal controlada por los republicanos también han tratado de evitar que los gobiernos locales y del condado impongan sus propias reglas, provocando una reacción violenta de los funcionarios locales.

“No se nos permite tener mandatos de máscaras ahora”, dijo el alcalde de Miami Beach, Dan Gelber, en una entrevista en CNN esta semana. “Fuimos una de las primeras ciudades en exigirlo y cobramos una multa solo para que la gente lo hiciera. El gobernador dejó de permitirnos hacerlo e inmediatamente vimos un aumento en nuestro condado y estado cuando hizo eso”.

DeSantis ha pedido a los floridanos que obtengan una de las tres vacunas contra el coronavirus disponibles y, hasta ahora, alrededor del 50 % de la población del estado, más de 10 millones de personas, han sido completamente vacunadas.

La semana pasada, las muertes por COVID-19 en Florida promediaron alrededor de 55 por día, una mejora significativa con respecto a hace un año, cuando la tasa de mortalidad se disparó a aproximadamente 180 por día.

DeSantis atribuyó el martes la disminución de las muertes diarias al impulso inicial de su administración para vacunar a las personas mayores.

Sin embargo, el estado va en la dirección equivocada en casi todas las demás categorías medibles de Covid-19.

La semana pasada, Florida reportó 110,477 nuevos casos, lo que representa un aumento de casi el 600 % de los 15,998 nuevos casos reportados solo cuatro semanas antes. Durante el mes pasado, la tasa de positividad en todo el estado aumentó de 5.3 a 18.1 %.

“No vamos a cerrar”, declaró el martes el gobernador Ron DeSantis y argumentó que los cierres estatales han “fallado una y otra vez durante esta pandemia” y “no han detenido la propagación”.

“En términos de cierre, no vamos a cerrar”, dijo DeSantis durante una conferencia de prensa en el Parque Nacional Everglades. “Vamos a tener escuelas abiertas. Estamos protegiendo el trabajo de todos los floridanos en este estado. Estamos protegiendo las pequeñas empresas de la gente”.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER