La UEFA lleva un tiempo anunciando cambios en su sistema de control financiero. Todo hace indicar que en el próximo mes de abril esas modificaciones serán oficiales, elevando el control sobre el gasto de los equipos, especialmente en lo que hace referencia a los salarios de los jugadores respecto al ingreso que puedan tener los clubes, que dispondrán de tres años para adaptarse a las nuevas medidas. Los gastos no podrán exceder del 60% de lo que generen, mientras que aparece el descenso de categoría como sanción.

Las actuales normas, nacidas en 2010, han partido desde los presupuestos de los clubes cada tres años. Ahora el control será por temporada, muy semejante al que ya efectúa LaLiga. Se busca más transparencia. Inicialmente, el gasto en salarios no podrá exceder del 70% de los ingresos de cada club.

Un margen de 10 millones de euros

El Ejecutivo del 7 de abril aprobará el nuevo marco legal del control, que dejará un margen de 10 millones de euros por encima del porcentaje máximo que se marque. Los clubes que no lo respeten descenderán de categoría. Es decir, un equipo en Champions League pasará a ser de Europa League y otro de esta categoría descenderá a Conference League o directamente dejará de competir. El Fair Play pasará a la historia, apareciendo las Normas de Sostenibilidad Financiera.

El cambio de la norma, en caso de ser aprobada, tendrá por delante tres años de adaptación en los que los clubes podrían gastar el noventa por ciento de los ingresos. La UEFA pretende con este movimiento, después de escuchar a todas las partes implicadas, un mayor equilibrio con más control. Más ingresas, más puedes gastar, pero siempre que esos ingresos no sean con extraños patrocinios, apartado en el que se va a establecer un mayor control.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER