Todo parece indicar que el tradicional sistema de “comunicación digital” entre pitchers y catchers desaparecerá en un futuro no muy lejano del beisbol en las Grandes Ligas con la inminente aparición de dispositivos electrónicos para evitar el robo ilegal de señales. Es decir, que lanzadores y receptores dejarán de hacerse señas con los dedos y los emplearán para activar una tecnología más avanzada.

La Major League Baseball (MLB) ha dado el visto bueno para implementar este procedimiento en la temporada regular 2022, mismo que se ha probado en varios partidos del Spring Training.

El objetivo es disminuir riesgos y escándalos, como el muy conocido de los Astros de Houston en la temporada 2017, cuando se dedicaron a crear un sistema ilegal para descifrar los lanzamientos que los pitchers rivales estaban por realizar para ajustar su bateo y conseguir mejores resultados y se fueron todo el camino hasta ganar la Serie Mundial.

¿Cómo funcionará el dispositivo antitrampas en MLB?

La oficina de las Grandes Ligas envió un memorando a todos los equipos para asesorarlos sobre el uso de los dispositivos denominados PitchCom.

Estos aparatos consisten de dos partes, emisor y receptor de una señal electrónica. El receptor portará una almohadilla con botones en la muñeca de la mano enguantada y podrá solicitar a su pitcher el tipo de lanzamiento y ubicación solicitada en cada ocasión. El lanzador recibirá esa señal específica a través de un dispositivo de escucha que portará en la gorra.

Hasta tres jugadores defensivos y el receptor también tendrán acceso a las señales, lo que ayudará a los fildeadores a colocarse en la mejor posición, según el caso.

Las primeras revisiones del sistema PitchCom esta primavera han sido entusiastas, con jugadores a gusto con la forma en que el proceso electrónico de señalización de lanzamiento ha ayudado con el flujo de las acciones de los serpentineros sobre el montículo.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER