La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha señalado “inconsistencias” y “discrepancias” en las declaraciones de Siria sobre su programa de armas químicas, ocho años después de la resolución del Consejo de Seguridad ordenando su destrucción, y ha apuntado al hallazgo de un nuevo agente químico no declarado durante las inspecciones de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

12/04/2017 La sede de la OPAQ, en La Haya
POLITICA EUROPA PAÍSES BAJOS INTERNACIONAL
OPAQ
12/04/2017 La sede de la OPAQ, en La Haya POLITICA EUROPA PAÍSES BAJOS INTERNACIONAL OPAQ

En este sentido, Nakamitsu ha destacado que los equipos de la OPAQ “siguen intentando aclarar todos los asuntos pendientes relativos a la declaración inicial de Siria” y ha agregado que el organismo pide a ese país que “declare todos los agentes de guerra químicos producidos” en una antigua instalación destinada a este fin, si bien Damasco niega que la fábrica tuviera ese uso.

Nakamitsu ha desvelado además que los equipos de la OPAQ “recopilaron muestras de varios contenedores en Siria” y hallaron un producto químico que podría ser usado en la guerra química y que “no fue declarado por Siria”.

“La presencia de este agente químico en tanques de almacenamiento de gran volumen en una instalación previamente declarada como una instalación de armas químicas podría implicar una actividad de producción no declarada”, ha manifestado.

(AP)

“La Secretaría Técnica de la OPAQ informó a Siria el 16 de abril de 2021 a través de una nota verbal de que podría haber un nuevo asunto pendiente, que se discutirá en la próxima ronda de consultas con el equipo de investigación. Está previsto que tenga lugar a mediados de mayo”, ha señalado.

Por otra parte, ha incidido en que la misión de investigación sobre el terreno para esclarecer el uso de armas químicas en la guerra “sigue en el proceso de estudiar toda la información disponible relacionada con las acusaciones sobre el uso de armas químicas en Siria y mantiene sus contactos con el Gobierno sirio y otros estados parte de la Convención de Armas químicas sobre varios incidentes”.

La OPAQ culpó el 12 de abril a las autoridades sirias de un ataque químico perpetrado el 4 de febrero de 2018 sobre la localidad de Saraqib, un bastión rebelde situado en el noroeste de Siria, lo que evidencia de nuevo el uso de armamento prohibido en el marco de la guerra iniciada en 2011.

Un hombre pasa junto a una pancarta que representa al presidente sirio Bashar al-Assad en Douma, en las afueras de Damasco, Siria, el 17 de septiembre de 2018. REUTERS / Marko Djurica / Foto de archivoUn hombre pasa junto a una pancarta que representa al presidente sirio Bashar al-Assad en Douma, en las afueras de Damasco, Siria, el 17 de septiembre de 2018.

En respuesta, Nakamitsu ha incidido en que estas conclusiones son “muy preocupantes” y ha dicho que “no hay justificación para el uso de químicos tóxicos como armas por parte de nadie, en ningún lugar y bajo ninguna circunstancia”, al tiempo que ha apoyado la “integridad, profesionalidad, imparcialidad, objetividad e independencia del trabajo de la OPAQ”, tras las críticas de Damasco.

Cualquier uso de armas químicas es totalmente inaceptable y una grave violación del Derecho Internacional. Los responsables del uso de armas químicas deben rendir cuentas, sin importar dónde estén. Si no lo hacemos, autorizamos que se usen armas químicas con impunidad, algo que no debe ser tolerado”, ha asegurado.

Negativa desde Siria

Por su parte, el representante permanente de Siria ante la ONU, Basam Sabag, recalcó el jueves que Damasco nunca ha usado armas químicas y ha condenado el uso de este tipo de armamento, antes de pronunciarse contra la resolución aprobada en abril por la OPAQ contra el país árabe.

La OPAQ aprobó el 21 de abril una resolución para suspender algunos de los derechos y privilegios de Siria en el seno del organismo, lo que Sabag ha descrito como “una resolución hostil contra Siria resultado del chantaje y la presión por parte de Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Alemania”.

“Es un precedente en la historia de esta organización suspender los derechos de un Estado miembro que se unió a ella de forma voluntaria”, ha manifestado, al tiempo que ha reiterado que “supone la conclusión de un informe falso lleno de conclusiones engañosas e inventadas del llamado Equipo de Investigación e Identificación sobre los supuestos incidentes en Al Lataminá en 2017”.

Por otra parte, ha criticado igualmente el “segundo informe engañoso” sobre un ataque químico en 2018 en Saraqib, que la OPAQ responsabiliza a Damasco, y ha incidido en que “es una clara prueba de que este equipo (de la OPAQ) actúa para ayudar a movilizar al mayor número de estados posible para aprobar una decisión francesa y occidental”.

Por último, ha expresado que todo ello es parte de “un plan agresivo contra Siria” y ha denunciado que “los autores ignoraron de forma deliberada la total cooperación de Siria con la organización y realizaron acusaciones infundadas”, según ha recogido la agencia estatal siria de noticias, SANA.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER