De un tiempo a esta parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo ha repetido por activa y por pasiva: el reparto equitativo de vacunas es algo vital para poner fin, cuanto antes, a la pandemia del coronavirus. En las últimas horas, ha vuelto a incidir en ello el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en el marco del lanzamiento de la campaña del plan Acelerador de Acceso a Herramientas contra al COVID (ACT-A).

«Donde las personas tienen acceso a esas herramientas, este virus puede controlarse. Donde no lo tienen, este virus continúa propagándose, evolucionando y matando«, ha señalado el biólogo etíope. Por ello, pide a los países con mayores ingresos aportar la cantidad de 16.000 millones de dólares (cerca de 14.000 millones de euros) con los que poder iniciar este plan con el que prevén derrotar al coronavirus en este año.

De acuerdo con la OMS, una rápida inyección de dinero podría suponer el fin de la pandemia como emergencia sanitaria a nivel mundial. Este ACT-A busca desarrollar, producir y distribuir las herramientas necesarias para combatir la pandemia, entre las que se encuentran las vacunas, pruebas, tratamientos y equipos de protección. Una situación que ha reafirmado, por otro lado, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres. Durante el mismo acto, el portugués asegura que «podemos poner fin a la pandemia en 2022, estamos en el mejor camino para lograrlo». Esí, advierte, «sólo lo conseguiremos unidos».

Junto con ello el mecanismo COVAX, creado para asegurar el acceso a las vacunas a muchas naciones pobres, al considerar que algunos países ricos las acumularían. Con él, se completaron cerca de mil millones de dosis de las diferentes vacunas entregadas a países con ingresos más bajos en todo el mundo. «Las enfermedades no conocen fronteras y, como todos sabemos gracias a Omicron, cualquier sensación de seguridad puede cambiar en un momento. Sabemos que este virus seguirá evolucionando. Pero no estamos indefensos», dijo Tedros.

Ayudar a países pobres

En el Marco de Financiamiento Consolidado para la Agencia ACT-A, presentado por la OMS, se indica que el ACT-A necesitaba 23.400 millones de dólares para poder operar entre los meses de octubre de 2021 a septiembre de 2022: sin embargo, apenas se recaudaron 800 millones. Ahora, la organización busca esos 16.000 millones de los países ricos para «cerrar la brecha financiera inmediata», algo indispensable para el objetivo sanitario. «Dependiendo de dónde vivas, puede parecer que la pandemia casi ha terminado, o puede parecer que está en su peor momento. Pero vivas donde vivas, el COVID no ha terminado con nosotros», señaló Tedros durante su exposición.

Por último, el director general de la OMS aseguró conocer la «significativa» cantidad de los fondos que se solicitan, pero recalca que no son más que los costes económicos mensuales de la pandemia. Y, por último, dio algunas claves. «Tenemos un plan, las herramientas y la esperanza. Ahora necesitamos los recursos para: ejecutar el plan, hacer que las herramientas estén disponibles y hacer que la esperanza sea una realidad, en todas partes».