La Organización Mundial de la Salud ha actualizado su estimación de muertes asociadas con la pandemia de covid-19. El número, derivado del exceso de mortalidad de los países del mundo entre el 1 de enero de 2020 y el 31 de diciembre de 2021, se sitúa entre 13,3 y 16,6 millones de personas.

La estimación de 15 millones de muertes, 2,5 veces mayor de lo que muestran las cifras oficiales, se calcula como la diferencia entre el número de fallecimientos que se produjeron durante los primeros dos años de pandemia y las muertes que se proyectaron a partir de los años anteriores.

Este cálculo incluye las muertes asociadas directamente con el covid y las muertes vinculadas indirectamente con la enfermedad, tanto por el impacto de la pandemia en los sistemas de salud como en la sociedad.

Muchas personas dejaron de acceder a un tratamiento adecuado para otras enfermedades porque los sistemas de salud estaban saturados por la pandemia. Al mismo tiempo, el exceso de muertes pudo verse afectado por los fallecimientos que se evitaron durante la pandemia debido al menor riesgo de que ocurrieran eventos como accidentes de tráfico o lesiones laborales.

Países como Estados Unidos, India, Brasil, México e Indonesia tienen los excesos de muertes más altos. Estados Unidos superó recientemente el millón de muertes causadas por el covid-19, la peor cifra oficial en el mundo. Es uno de los países ricos con menor tasa de vacunados, y ocupa el puesto 63 en el mundo en número de vacunas, con el 66,75% de la población con pauta completa.

Brasil ha informado de más de 663.000 muertes; India de 523.000, y México de más de 324.000. Otros países tienen cifras más altas por número de habitantes. Perú ha informado de 212.000 muertes, 645 por cada 100.000 habitantes.