La Junta de Directores de la NCAA aprobó uno de los mayores cambios en la historia del programa deportivo universitario, abriendo la puerta para que casi medio millón de deportistas comiencen a generar ingresos por su fama sin temor de poner en riesgo su elegibilidad o poner a su escuela en entredicho por violar las reglas del deporte amateur que se han mantenido en vigor por décadas.

La decisión, la cual se esperaba desde hace meses una vez que un estado tras otro aprobaron leyes que prácticamente invalidan las normativas de la NCAA en la materia, llegó en la víspera de que inicie el mercado de deportistas en una docena de estados, incluyendo a Texas y a Florida, a partir del jueves.

“Es un día importante para los deportistas universitarios ya que todos podrán sacar provecho de su nombre e imagen”, dijo el presidente de la NCAA, Mark Emmert.

La decisión suspende las restricciones de la NCAA a que los deportistas reciban pagos por patrocinios, promociones en línea y apariciones. Aplicará para las tres divisiones, es decir, casi 460.000 deportistas.

La NCAA también permitirá que los deportistas lleguen a acuerdos con agentes, aunque se espera que los atletas mantengan informadas a sus escuelas de cualquier contrato. La NCAA indicó que las escuelas son responsables “de determinar si esas actividades se apegan a las leyes estatales”.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER