Lewis Hamilton es una de las figuras en el deporte más activas en cuanto a la lucha contra el racismo. Con el movimiento Black Lives Matter creciendo en Estados Unidos, el piloto de Mercedes tomó acción y logró mover a la Fórmula 1 en busca de la igualdad.

Desde llevar ‘Black Lives Matter’ en su casco, pintar su monoplaza y guiar a los pilotos del resto del campeonato a protestar en cada ceremonia previa a las carreras, Hamilton se convirtió en una de las principales voces en Europa, además de unirse a las marchas en Inglaterra y crear sus fundaciones en apoyo a los más necesitados.

Pero labor no es nueva para el multicampeón, ya que su lucha la inició desde que era niño, según relato el jefe de la escudería Mercedes para el medio alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung.

“Cuando era niño, lo insultaban en la pista de karts. Los padres blancos prohibían a sus hijos interactuar con él y eso, definitivamente, también le dejó grandes cicatrices”.

Debido a esto, Wolff aseguró que la forma en la que ha enfrentado Hamilton este tipo de situaciones lo han hecho el ganador que es.

“Tenemos factores desencadenantes muy similares. Nuestra experiencia nos ha dado un nivel muy alto de resiliencia. Como resultado, estamos en nuestra zona de confort cuando las cosas se ponen difíciles. Ahí es donde funcionamos. Si vienes de una Siberia emocional, todo el mundo te parece hermoso”.

Toto, en su análisis, llega a decir que alguna gente que ha sufrido mucho en su infancia o adolescencia, puede usarlo para crecer, “desencadenar un superpoder en algunas personas”, detalla.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER