Un tribunal chino condenó al magnate agrícola Sun Dawu a 18 años de prisión por una serie de delitos, entre ellos el de “provocar problemas”, después de que el multimillonario y defensor de los derechos de los ciudadanos fuera juzgado en secreto.

El tribunal de Gaobeidian, cerca de Beijing, señaló que Sun había sido declarado culpable de delitos como “reunir a una multitud para atacar a los órganos del Estado”, “obstruir la administración gubernamental” y “provocar peleas y problemas”, un término general que se utiliza a menudo contra los disidentes y activistas laborales.

El presidente del Grupo Agrícola Dawu fue uno de los 20 acusados que fueron juzgados después de que en agosto de 2020 los empleados de la empresa intentaran impedir que una firma estatal demoliera un edificio de la compañía.

Sun también fue multado con 3,1 millones de yuanes (480.000 dólares), dijo el Tribunal Popular de Gaobeidian en un comunicado. El tribunal dijo que otros acusados fueron condenados y sentenciados, pero no dio detalles.

Sun se dio a conocer a nivel nacional en 2003, cuando fue acusado de recaudación ilegal de fondos tras solicitar inversiones para su negocio a amigos y vecinos. El caso provocó una avalancha de apoyo público a Sun.

Sun Dawu, propietario de una granja en la provincia de Hebei, en su almacén de alimento animal. (Zhou Na/The New York Times)Sun Dawu, propietario de una granja en la provincia de Hebei, en su almacén de alimento animal.

Desde entonces, Sun ha elogiado a los abogados que ayudan al público en un momento en que destacadas figuras jurídicas han sido encarceladas por el régimen de Xi Jinping. El abogado de Sun en el caso de 2003, Xu Zhiyong, desapareció en febrero de 2020. Sus compañeros activistas dicen que fue acusado de traición.

Sun y los demás acusados se encuentran “en general en mal estado de salud” tras meses de detención, segúnun comunicado. Dos de ellos abandonaron el tribunal el jueves para recibir tratamiento médico.

El juicio estaba oficialmente abierto al público, pero sólo se permitió la presencia de un espectador de la familia de cada acusado y 10 de la empresa debido a las restricciones contra el coronavirus, según el comunicado.