Una nueva encuesta reveló que los estadounidenses apoyan mayoritariamente la gestión del presidente Joe Biden en relación con la pandemia de coronavirus, y que la aprobación de su gestión de la economía ha aumentado tras la aprobación de una amplia ley de ayuda de 1,9 billones de dólares.

Los encuestados respondieron favorablemente al enfoque del presidente, con un 73% que aprueba su gestión de la pandemia. Esto incluye a casi la mitad de los republicanos, una rareza teniendo en cuenta lo divididos que han estado los estadounidenses con respecto a los partidos en muchas cuestiones clave en los últimos años.

Pero los estadounidenses son más críticos con el enfoque inicial de Biden sobre algunos de los temas candentes que están pasando a primer plano, como las armas y la inmigración, según el estudio de la agencia AP y el NORC Center for Public Affairs Research. El presidente ha esbozado objetivos para abordar ambas cuestiones, pero ha dejado claro que no son sus prioridades legislativas inmediatas.

“Voy a ocuparme de todos esos problemas. La cuestión son las prioridades a medida que llegan y caen en mi plato”, dijo Biden en una conferencia de prensa la semana pasada. Las primeras semanas de Biden en el cargo han dejado muy claro que su principal prioridad es frenar la pandemia: instar a los estadounidenses a tomar medidas de precaución para frenar la propagación del COVID-19, dar prioridad a la distribución de vacunas e impulsar el proyecto de ley de ayuda en el Congreso con el voto de un partido. La distribución de vacunas se ha disparado desde que Biden asumió el cargo, y más de 96 millones de estadounidenses han recibido al menos una dosis.

En particular, el índice de aprobación de Biden sobre la economía ha subido ligeramente desde la aprobación de la ley de ayuda, que incluía pagos directos a millones de estadounidenses y ayudas a las escuelas y a los gobiernos estatales y locales. El 60% de los estadounidenses dicen ahora que aprueban la gestión de la economía por parte de Biden, frente al 55% de hace un mes.

En general, la aprobación del trabajo de Biden se sitúa en un saludable 61% al entrar en su tercer mes en el cargo, según la encuesta de AP-NORC. Esta cifra está muy por encima de los índices de aprobación de su predecesor, Donald Trump, en este mismo momento de su presidencia. El índice de aprobación general de Trump nunca superó el 50% en una encuesta de AP-NORC.

Biden y sus asesores sostienen que, a pesar de la letanía de problemas a los que se enfrenta el país, se le juzgará sobre todo por su gestión de la pandemia, ahora en su segundo año. El virus ha matado a más de 550.000 personas en EEUU, e incluso con vacunas más accesibles, algunos estados están experimentando un aumento de los casos a medida que las nuevas variantes se afianzan.

“Nuestro trabajo está lejos de terminar”, dijo Biden esta semana mientras imploraba a los estados que mantuvieran los mandatos de mascarilla y otras restricciones. “La guerra contra el COVID-19 está lejos de haberse ganado. Esto es mortalmente serio”.

Gran parte de los esfuerzos de Biden han contrastado con los de Trump, quien enfatizó la necesidad de mantener los negocios abiertos y la economía estadounidense en marcha, incluso si eso significaba despreciar las directrices de salud pública para controlar la pandemia. Biden ha dado la vuelta a ese enfoque, pero también ha tratado de complementar la economía mediante la legislación que firmó a principios de marzo.

Ningún republicano en el Congreso votó a favor de la medida, y algunos argumentaron que aumentaba innecesariamente el déficit del presupuesto federal en un momento en que la economía ya se movía en una dirección más positiva.

Los estadounidenses están divididos en cuanto a la gestión del déficit por parte de Biden, con un 48% que la aprueba y un 50% que la desaprueba. La mayoría de los demócratas -77%- lo aprueba, mientras que la mayoría de los republicanos -83%- lo desaprueba.

Filas para subsidios por desempleo (Reuters/archivo)
Filas para subsidios por desempleo

Biden se enfrenta a una división partidista similar en lo que respecta a la política de armas y a la inmigración, dos cuestiones que han desbaratado rápidamente los planes cuidadosamente establecidos por Biden para sus primeros meses en el cargo.

En cuanto a la política de armas, el 45% dice respaldar el enfoque de Biden, mientras que el 52% lo desaprueba. La encuesta se realizó después de dos tiroteos masivos mortales, uno en Atlanta en el que murieron ocho personas, entre ellas seis estadounidenses de origen asiático, y otro en una tienda de comestibles en Colorado que dejó 10 muertos. Biden ha dicho que está considerando la posibilidad de tomar medidas ejecutivas para endurecer las restricciones sobre las armas, pero también ha dicho que cree que una legislación “racional” podría ser aprobada por el Senado, que está estrechamente dividido.

El presidente ha pedido al Senado, en particular, que apruebe las medidas ya aprobadas por la Cámara de Representantes que ampliarían las comprobaciones de antecedentes, aunque está poniendo su propia fuerza política primero en un paquete de infraestructuras de 2 billones de dólares que la Casa Blanca presentó esta semana.

Biden también se enfrenta a las crecientes preocupaciones a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, donde el número de familias y niños migrantes que llegan va en aumento. Los republicanos han achacado el aumento a la rápida retirada por parte de Biden de algunas de las políticas más agresivas de Trump en materia de disuasión de la inmigración, medidas que la Casa Blanca ha advertido que no deben verse como una invitación abierta a cruzar la frontera.

La Casa Blanca, a su vez, ha culpado de la situación en la frontera en gran parte a las condiciones que heredó de la administración Trump. Además de sus acciones ejecutivas, Biden ha dado a conocer una propuesta legislativa que proporcionaría un camino de ocho años hacia la ciudadanía para millones de personas que actualmente están en Estados Unidos de forma ilegal.

Hasta ahora, sólo el 42% dice aprobar la forma en que Biden está manejando la inmigración, y una proporción similar, el 44%, dice aprobar cómo está manejando la seguridad fronteriza.

Centro de detención para migrantes menores no acompañados, en Texas (Reuters)Centro de detención para migrantes menores no acompañados, en Texas

Aunque gran parte del enfoque inicial de Biden se ha centrado en los asuntos internos, las preocupaciones en materia de política exterior también se vislumbran. El presidente tiene un índice de aprobación del 55% en política exterior, lo que sitúa esta cuestión ligeramente por debajo de su rendimiento laboral general. La encuesta también revela que los estadounidenses citan la amenaza que supone para Estados Unidos la propagación de enfermedades infecciosas y la amenaza de los grupos militantes extremistas entre sus principales preocupaciones, junto con la influencia de China en el mundo.

Los demócratas y los republicanos tienen preocupaciones diferentes sobre las mayores amenazas a las que se enfrenta Estados Unidos. Los demócratas son más propensos que los republicanos a citar la propagación de enfermedades infecciosas (69% a 47%), los grupos militantes extremistas (67% a 51%) y el cambio climático (76% a 22%) como amenazas para EEUU. También están ligeramente más preocupados por la influencia mundial de Rusia (50% a 42%).

Los republicanos son más propensos que los demócratas a estar muy preocupados por la amenaza que supone la inmigración ilegal (72% a 22%), la influencia de China en el mundo (68% a 44%), el programa nuclear iraní (58% frente a 39%) y el programa nuclear norcoreano (51% a 41%).

La encuesta de AP-NORC, realizada a 1.166 adultos, se llevó a cabo del 26 al 29 de marzo con una muestra extraída del panel AmeriSpeak de NORC, basado en la probabilidad y diseñado para ser representativo de la población estadounidense. El margen de error de muestreo para todos los encuestados es de más o menos 3,6 puntos porcentuales.