La familia de la adolescente chilena que murió por los disparos de un policía de Los Ángeles que intentaba detener a un sospechoso pidió “justicia” en el caso de la menor, que había llegado hacía seis meses a Estados Unidos y consideraba al país como “el más seguro del mundo”.

Valentina Orellana Peralta, de 14 años, murió el 23 de diciembre en el transcurso de un operativo de la Policía de Los Ángeles para detener a un sospechoso de agredir a clientes en una tienda de ropa.

“Justicia para mi hija. Que caiga el que tenga que caer”, dijo en una conferencia de prensa Juan Pablo Orellana, padre de Valentina.

El hombre, que viajó desde Santiago de Chile a Los Ángeles por la muerte de su hija, dijo estar devastado por la pérdida y afirmó que no descansará hasta lograr justicia.

La Policía de Los Ángeles intervino tras recibir varias llamadas de alerta sobre un posible asalto con arma mortal y avisos posteriores acerca de disparos en la tienda Burlington Coat Factory, en North Hollywood.

Al llegar a la tienda, los agentes encontraron a un sujeto que intentaba asaltar a una mujer ensangrentada. Un agente abrió fuego contra el atacante, que murió en el lugar.

Al menos una bala atravesó la pared de un probador donde Valentina se encontraba con su madre, Soledad Orellana.

“Estábamos juntas en un probador mirando ropa para la Navidad. Escuchamos gritos. Nos sentamos abrazadas en un asiento rezando. Cuando (de pronto) algo impactó a mi hija Valentina y nos lanzó al piso”, relató en medio de sollozos la mujer, y agregó que no pudo hacer nada por salvar a su hija, quien murió en sus brazos.

Ver morir a un hijo o una hija en los brazos de uno es un dolor de los más grandes y profundos que un ser humano puede imaginar”, agregó Soledad Orellana, que había llegado hacía seis meses con su hija menor a Los Ángeles.

El jefe de la Policía de los Ángeles, Michel Moore, prometió transparencia en las investigaciones y afirmó que “este incidente caótico que resultó en la muerte de una niña inocente es trágico y devastador para todos los involucrados”, dijo Moore en un comunicado pasado día 23.

“Lamento profundamente la pérdida de la vida de esta joven y sé que no hay palabras que puedan aliviar el dolor inimaginable de la familia“, añadió.

En una acción inusual, las imágenes de las cámaras corporales de los agentes del LAPD que participaron en el operativo fueron reveladas, y se muestra desde la llegada de los oficiales hasta el momento en que uno de ellos dispara contra el sospechoso.

Las imágenes captadas por la cámara corporal del agente que disparó muestran cómo una mujer estaba ensangrentada y el sospechoso se esconde por un corredor cuando el agente disparó contra él.

La pared del probador estaba detrás del sospechoso y el agente no podía ver que alguien se encontraba en ese lugar.

Los agentes del LAPD encontraron a la adolescente muerta después de ver un agujero en la pared, dijo el subdirector del LAPD, Dominic Choi.

El sospechoso, que también murió, fue identificado como Daniel Elena López, de 24 años. La mujer víctima del ataque, que resultó herida, no ha sido identificada.

Los investigadores también tratan de determinar si el asalto contra la mujer fue aleatorio o dirigido.

Rahul Ravipudi, abogado que representa a Soledad Orellana, pidió al LAPD publicar todo el vídeo de la escena y que el oficial rinda cuentas.

“No había ninguna arma, no había un tirador activo, por lo que puede haber múltiples problemas, ya sea una falla del sistema, si se trata de alguien que ni siquiera debería haber estado en el trabajo”, dijo Ravipudi en la conferencia de prensa.

El oficial que disparó no ha sido identificado, pero el Departamento de Policía de Los Ángeles dijo que está fuera de servicio a la espera de una revisión del caso.

La Oficina del Fiscal General de California, Rob Bonta, está investigando el incidente.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER