Trump se fue, pero el trumpismo quedó y está haciendo todo lo posible para volver. Los seguidores del ex presidente estadounidense dominan el Partido Republicano (GOP) e intentan revertir algunas de las reglas electorales que, dicen, favorecieron a los demócratas en las últimas elecciones. Y ya están pensando en los comicios legislativos de medio término del próximo año como plataforma para minar a la Administración de Joe Biden. Se presentaron 389 proyectos de ley en los congresos estatales de todo el país para restringir el voto de las minorías. Los trumpistas están convencidos de que fueron expulsados de la Casa Blanca por un fraude masivo. Y basados en esa premisa, buscan revertir las leyes que facilitaron el voto por correo y la participación de negros e hispanos en estados históricamente republicanos.

El último embate ocurrió en Texas donde estuvo a punto de aprobarse la llamada ley SB7. Después de 11 horas de debate, el domingo por la noche todos los demócratas e independientes se levantaron de sus asientos y se fueron del recinto. Era la única manera de detener el proyecto que, de aprobarse, habría convertido en un delito de cárcel el hecho de que un funcionario público solicitara o enviara solicitudes de voto por correo. También restringía el uso de buzones para depositar el voto anticipado, prohibía el sufragio fuera del horario establecido (en algunos distritos las urnas estuvieron abiertas las 24 horas) así como el voto desde el coche y facilitaba el proceso para anular unas elecciones, entre otras medidas.

“Querían aprobar la ley ‘Jim Crow 2.0′ para que sirva como ejemplo para el resto del país”, dijo el representante estatal Trey Martínez Fischer, demócrata de San Antonio. Se refería al conjunto de leyes que bajo ese nombre reforzaron la segregación racial en el sur estadounidense a fines del siglo XIX. El gobernador republicano Greg Abbott prometió reintroducir el proyecto en el periodo de sesiones extraordinarias a las que va a llamar durante el receso del verano. “Vamos a insistir para mejorar nuestro proceso democrático y asegurarnos que la próxima vez no haya fraude”, aseguró Abbot.

Los republicanos presentaron casi 400 proyectos de ley en los congresos estatales para intentar restringir el voto por correo que favoreció a Biden en las últimas elecciones.Los republicanos presentaron casi 400 proyectos de ley en los congresos estatales para intentar restringir el voto por correo que favoreció a Biden en las últimas elecciones.