La estadounidense Sydney McLaughlin no quiso ser menos que Karsten Warholm y también batió su propio récord mundial de 400m con vallas para conquistar la medalla de Oro con un tiempo de 51.46 segundos en el gran duelo con su compatriota Dalilah Muhammad, quien hizo 51.58 segundos para colgarse la Plata.

La medalla de Bronce, con un registro de 52.03 segundos y nuevo récord de Europa, fue para la holandesa Femke Bol,que estaba invicta este año.

Lo hecho por McLaughlin significó el tercer récord del mundo en Tokyo 2020, tras los conseguidos por la venezolana Yulimar Rojas en triple salto y por Warholm en 400 m con vallas.

La carrera discurrió muy pareja, aunque siempre con Muhammad ligeramente por delante. La campeona olímpica atacó en primer lugar el último obstáculo, pero McLaughlin aún guardaba otro cambio para sentenciar en los últimos metros.

McLaughlin participó con 16 años en los Juegos de Río 2016, donde alcanzó las semifinales, y a lo largo del último ciclo olímpico se ha apoderado de la primacía mundial. Con 20 años obligó a Muhammad a batir el récord del mundo si quería vencerla en la final mundialista de Doha, y ahora es ella la que ha tenido que batir su plusmarca para no verse superada por su rival.