Frances Haugen, exempleada de Facebook, ha puesto a la compañía contra las cuerdas con su testimonio ante un subcomité del Senado de Estados Unidos, donde, pese al gran coste personal que teme que puede suponerle, denunció que la firma antepone el beneficio a la seguridad de los usuarios.

En su página web, esta mujer de 37 años natural de Iowa se define como “defensora del control público de los medios sociales”, pero, como ella mismo dijo ante el subcomité de Protección al Consumidor, Seguridad de Productos y de Datos de la Cámara Alta, no está en contra de las redes.

De hecho, Haugen aseguró que cree en el potencial de Facebook y que las redes sociales pueden contribuir a conectar a la gente sin derribar la democracia, ni poner a los menores en peligro o instigar la violencia étnica en el mundo.

Esta licenciada en Ingeniería Informática y Eléctrica en Olin College y con un máster en Administración de Empresas en la prestigiosa Universidad de Harvard detalla en su web que su área de especialización es la gestión de algoritmos para vender productos.

Y da una pista sobre el motivo de haberse atrevido a destapar las prácticas del gigante tecnológico: cuando era pequeña iba con sus padres, ambos profesores, a los caucus de Iowa, lo que le inculcó “un fuerte sentido de orgullo por la democracia y responsabilidad hacia la participación cívica”.

Las razones de su adiós a Facebook

Haugen comenzó a trabajar en 2019 en Facebook como responsable de Producto, pero afirma que decidió abandonar la compañía ante “la desinformación” que vio tras las elecciones en EE UU del pasado noviembre, que desembocaron en el asalto al Capitolio en enero por parte de seguidores del entonces presidente, Donald Trump.

De hecho, Haugen desempeñó sus labores en la Unidad de Desinformación Cívica, que, según asegura, fue desmantelada por la empresadespués de esos comicios.

“Me uní a Facebook porque alguien cercano a mí se radicalizó en internet. Me sentí obligada a adoptar un papel activo para crear un Facebook mejor, menos tóxico”, declaró  Haugen, que desde 2006 también ha trabajado en Pinterest, Yelp y Google.

Sin embargo, a lo largo de los dos años siguientes empezó a alarmarse por las decisiones de la firma de priorizar sus “propios beneficios sobre la seguridad pública”, lo que, a su juicio, ponía las vidas de las personas en peligro.

“Un gran riesgo personal”

De hecho, Haugen ha subrayado que las plataformas de Facebook, que es propietaria también de WhatsApp e Instagram, son nocivas para los menores, fomentan la división social y debilitan la democracia; y la propia firma lo sabe en base a sus propios estudios, añade.

Por ello, y a sabiendas del posible coste personal que le iba a suponer, la ingeniera afirma que decidió hacer públicas las supuestas prácticas de la empresa.

“He dado un paso adelante a expensas de un gran riesgo personal porque creo que es hora de actuar”, dijo Haugen ante el subcomité del Senado, donde los legisladores le prometieron que harán todo lo posible para protegerla y evitar cualquier venganza o acción legal contra ella.

Ocho quejas contra la red social

Hace un mes, Haugen presentó ocho quejas contra Facebook ante la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC, en sus siglas en inglés), alegando que la firma oculta información a sus inversores y a sus usuarios sobre las investigaciones hechas por la propia empresa sobre los problemas en sus plataformas.

Esta experta también ha filtrado documentos al diario The Wall Street Journal,que en los últimos días ha publicado una serie de artículos donde explica que Facebook conoce los problemas que generan sus plataformas, como los efectos de la desinformación y el daño que Instagram puede causar a los menores de edad.

Tras estas revelaciones, el futuro de esta mujer es incierto aunque puede dar pistas el hecho de que haya abierto una cuenta en Gofundme para recopilar fondos para viajar a Europa para hablar con legisladores y reguladores.