La enfermedad causada por el SARS-CoV-2 ha dejado estragos de salud en quienes la padecen, entre ellos cuadros de glucosa alta y daños al páncreas.

“En los pacientes que llegaron a los hospitales a atenderse por estar contagiados de covid-19, encontraron que muchos de ellos llegaron con niveles de glucosa alta, sin tener diabetes”.

El especialista explicó que la presencia de esta enfermedad, podría atribuirse a una destrucción del páncreas por el coronavirus o al tratamiento farmacológico con cortisona que se utiliza para reducir la inflamación en pacientes contagiados.

“Aunque también sabemos que la mitad de los diabéticos no saben que lo son y quizá se les detecta al momento de ser ingresados por covid-19”.

Actualmente se cuenta con los elementos suficientes para determinar que el SARS-CoV-2 afecta al páncreas y lo destruye.

“Se ha demostrado que hay destrucción de células beta. Entonces estaríamos hablando de una nueva diabetes secundaria a la covid-19”.

Sin embargo, todavía es muy prematuro para saber si esta diabetes será temporal o ya será una condición de por vida.

El experto recordó que la diabetes es una enfermedad que, de no controlarse adecuadamente, reduce la vida de una persona entre ocho y 10 años.

“Esto traerá como consecuencia que cuando se les detecte, ya tengan complicaciones, difíciles de atender como por ejemplo, insuficiencia renal o problemas cardiovasculares”.

De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes es una enfermedad que afecta a más de 422 millones de personas en el mundo, de las cuales 62 millones se encuentran en la región de las Américas.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER