Apesar de que la mayoría de jugadores y capitanes presentes en la fase final de la Copa Davis presentan la pauta completa de vacunación, la máxima competición por países va a mantener unos estrictos protocolos COVID durante la disputa del torneo que cierra el calendario profesional en 2021.

Tanto en Madrid, como Innsbruck y Turín, las tres sedes oficiales en la presente edición y donde se concentrarán un total de 18 equipos, los protagonistas vivirán en su burbuja.

Los tenistas y sus acompañantes pasan un test PCR a la llegada a la ciudad anfitriona y el proceso se repite cada 48 horas. A su llegada a la cancha de juego se les toma la temperatura y se les obliga a rellenar una declaración de salud a través de una aplicación móvil.

Los jugadores no pueden tener un contacto directo ni relacionarse con nadie ajeno a sus zonas (pistas de entrenamiento, comedor, gimnasio, vestuarios), incluidos familiares y amigos.

Y sólo pueden salir de sus respectivos hoteles, ya sea a comer o pasear, con gente perteneciente a su burbuja. La mascarilla es obligatoria a excepción de los entrenamientos y los partidos.

En las ruedas de prensa, sólo un componente del equipo puede estar sin mascarilla. El resto debe permanecer con ella y quitársela al responder una pregunta.

Para encontrar la última vez que los jugadores pertenecientes al circuito ATP se habían encontrado con unas medidas tan estrictas había que trasladarse a Wimbledon.

En el US Open se pudo hacer una vida normal, en especial los que demostraron estar vacunados contra el coronavirus.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER