Bajar mucho peso mediante una cirugía para perder peso puede reducir de forma significativa el riesgo de desarrollar, o de morir de, un cáncer, según tres estudios recientes.

Las personas obesas que se sometieron a una cirugía bariátrica tenían al menos dos veces menos probabilidades de desarrollar ciertos tipos de cáncer, y más de tres veces menos probabilidades de morir de cáncer, que las personas con sobrepeso que no se sometieron a la cirugía, según un estudio que se presentó el martes en la reunión anual de la Sociedad Americana de Cirugía Metabólica y Bariátrica (American Society for Metabolic and Bariatric Surgery, ASMBS), en Dallas.

Otro estudio mucho más grande, de la Clínica Cleveland, encontró unos beneficios similares, aunque más reducidos, de la cirugía para perder peso: un riesgo un 32 por ciento más bajo de desarrollar un cáncer, y un riesgo un 48 por ciento más bajo de muerte relacionada con el cáncer, según los resultados, que se publicaron el 3 de junio en la revista Journal of the American Medical Association.

Las personas deben perder al menos un 20 por ciento de su peso corporal para obtener esta protección contra el cáncer, una meta que supera con creces las posibilidades de las personas que intentan perder peso a través de la dieta y el ejercicio, advirtió el investigador principal, el Dr. Ali Aminian, director del Instituto Bariátrico y Metabólico de la Clínica Cleveland.

“La mayoría de los pacientes no pueden llegar a ese umbral solo con cambios en el estilo de vida”, apuntó Aminian. “Pienso que este estudio sugiere que, en lugar de solo enfocarse en la modificación del estilo de vida para reducir el riesgo de cáncer, debemos usar tratamientos efectivos para la obesidad”.

Los hallazgos del nuevo estudio tienen sentido, afirmó el presidente de la ASMBS, el Dr. Shanu Kothari.

“Sabíamos que las personas que se someten a una cirugía para perder peso viven más tiempo, en comparación con las personas que califican para la cirugía pero que no la reciben”, señaló Kothari. “El motivo principal es que sufren menos ataques cardiacos, pero ahora vemos que también tienen menos cánceres. Por eso viven más tiempo”.

La obesidad se vincula con 13 tipos de cáncer

Más de un 42 por ciento de los estadounidenses son obesos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Este exceso de peso aumenta el riesgo de desarrollar 13 tipos de cáncer, que conforman dos de cada cinco cánceres diagnosticados cada año en Estados Unidos.

De hecho, se prevé que pronto la obesidad superará a fumar como el principal factor de riesgo de desarrollo de cáncer del mundo, dada la epidemia global de obesidad, apuntó Aminian.

En el primer estudio, un equipo de investigadores de Wisconsin comparó a más de 2,100 pacientes de cirugía bariátrica con más de 5,500 personas obesas que calificaban para el procedimiento, pero que no lo recibieron, según un informe en la reunión de la ASMBS.

La pérdida de peso resultó en grandes reducciones en la incidencia del cáncer de mama (un 1.4 frente a un 2.7 por ciento), el cáncer ginecológico (un 0.4 frente a un 2.6 por ciento), el cáncer de riñón (un 0.10 frente a un 0.80 por ciento), el cáncer de cerebro (un 0.20 frente a un 0.90 por ciento), el cáncer de pulmón (un 0.20 frente a un 0.60 por ciento), y el cáncer de tiroides (un 0.10 frente a un 0.70 por ciento), encontraron los investigadores.

Durante el periodo de seguimiento, el grupo de la cirugía para perder peso también tuvo una incidencia mucho más baja de cualquier cáncer nuevo (de alrededor de un 5.2 frente a poco más de un 12 por ciento), y una tasa más alta de supervivencia (de un 93 frente a un 79 por ciento).

“Sabíamos que la cirugía bariátrica reduciría el riesgo de cáncer, basándonos en estudios anteriores, pero nos sorprendió el grado de esa reducción en ciertos tipos de cáncer”, comentó el investigador, el Dr. Jared Miller, cirujano general y bariátrico del Sistema de Salud Luterano Gundersen, en La Crosse, Wisconsin.

En el estudio de la Clínica Cleveland participaron incluso más pacientes, más de 5,000 que se sometieron a una cirugía bariátrica y más de 25,000 que no, según el informe, que se publicó en la revista Journal of the American Medical Association.

Tras 10 años, un 3 por ciento de los pacientes en el grupo de la cirugía bariátrica y un 5 por ciento del grupo sin la cirugía desarrollaron un cáncer relacionado con la obesidad, encontraron los investigadores. Alrededor de un 0.8 por ciento de los pacientes quirúrgicos y un 1.4 por ciento de las personas que no recibieron la cirugía fallecieron de un cáncer.

El análisis mostró que la pérdida de peso tiene una relación dependiente de la dosis con el riesgo de cáncer, es decir, mientras más peso se pierde, más bajo es el riesgo de cáncer, observó Aminian.

Otro estudio que se presentó el martes en la reunión de la ASMBS también encontró que la cirugía bariátrica reducía el riesgo de cáncer de colon en un 37 por ciento.

Este estudio combinó los datos de 13 estudios anteriores sobre la cirugía para perder peso, que dieron seguimiento a más de 3.2 millones de pacientes durante hasta 10 años, apuntó el investigador, el Dr. Michal Janik, cirujano general y bariátrico del Instituto Militar de Medicina de la Aviación, en Varsovia, Polonia.

Estudios anteriores han sugerido que la cirugía bariátrica podría aumentar el riesgo de cáncer de colon, pero este análisis a gran escala encontró que lo contrario era cierto, comentó Janik.

“Encontramos algo que es lo opuesto a estos estudios anteriores, porque realizamos un análisis muy detallado de todos los estudios”, dijo Janik.

Actualmente, la cirugía bariátrica es la única forma de lograr el tipo de pérdida de peso necesaria para prevenir el cáncer, plantean Aminian y sus colaboradores.

Los ensayos clínicos han mostrado que una dieta intensiva y el ejercicio pueden conducir a una pérdida de peso promedio de casi un 9 por ciento en un plazo de un año, indicaron en las notas de respaldo.

El peso no se puede recuperar

Los investigadores concurrieron en que el peso no se puede recuperar para que la protección contra el cáncer se mantenga constante, y plantearon que en este momento, la cirugía para perder peso provee los beneficios más duraderos.

Pero Aminian anotó que unos nuevos medicamentos en desarrollo podrían pronto ayudar a las personas a bajar suficiente peso como para proveer una protección similar contra el cáncer.

“Hay nuevos medicamentos en el proceso de desarrollo que pueden ayudar a los pacientes a alcanzar esa pérdida de peso de un 20 a un 25 por ciento”, dijo Aminian. “Y si estos medicamentos están disponibles para los pacientes y son accesibles para el público, entonces veríamos los mismos resultados”.

Las células grasas fomentan muchos factores de riesgo de distintos tipos de cáncer, observó Miller, entre ellos una inflamación sistémica y unos niveles elevados de las hormonas insulina y estrógeno.

“Creemos que la cirugía bariátrica, a través de la pérdida de peso, afecta de forma indirecta a todos estos mecanismos distintos, reduciendo así la incidencia del cáncer y el riesgo de cáncer”, añadió Miller.

Los hallazgos presentados en reuniones médicas se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER