Kim Jong-un afirmó que Corea del Norte debe prepararse para “el diálogo y la confrontación” con Estados Unidos, tras la llegada del demócrata Joe Biden a la presidencia.

En ese sentido, Kim Jong-un “destacó la necesidad de prepararse para el diálogo y la confrontación, y especialmente estar bien preparado para la confrontación a fin de proteger la dignidad de nuestro Estado” y garantizar un “entorno pacífico”, agregó la agencia noticiosa oficial.

La Casa Blanca ha dicho que buscará un “abordaje político calibrado”, lo que en jerga diplomática se entiende como tener un bajo perfil y mantener la mente abierta. “Entendemos dónde los esfuerzos previos encontraron dificultades y hemos intentado aprender de ellos”, señaló un alto cargo de la Casa Blanca.

La nueva estrategia de Washington para Pyongyang descarta el “todo o nada” de Trump y la “paciencia estratégica” de Barack Obama, apostando por una vía intermedia que persigue el diálogo diplomático por fases y que busca reavivar las conversaciones sobre desnuclearización que permanecen estancadas desde 2019.

Joe Biden no contempla reunirse con Kim Jong-un como lo hizo Donald Trump (Foto: EFE)Joe Biden no contempla reunirse con Kim Jong-un como lo hizo Donald Trump (Foto: EFE)

El régimen norcoreano, más aislado que de costumbre debido a sus esfuerzos para que el coronavirus no ingrese en su territorio, no ha respondido, al menos públicamente, a las peticiones que Washington lleva planteando desde febrero para retomar dichas negociaciones.

Días atrás el dictador norcoreano llamó al ejército de su país a mantener “una actitud de alerta máxima” para proteger los intereses nacionales ante el “rápido cambio de la situación” en la península.

El pasado mes de mayo, Corea del Norte amenazó a Estados Unidos con “una crisis más allá de su control”, a través de unas declaraciones del director general de la Cancillería norcoreana a cargo de asuntos estadounidense, Kwon Jong-gun.

Las declaraciones se dieron en respuesta al primer discurso en el Congreso de Biden, en las que prometió que trabajará con sus aliados para afrontar la “seria amenaza que supone Corea del Norte” empleando la diplomacia y “la disuasión severa”.

Kwon afirmó que Biden “cometió una gran pifia” al referirse a Corea del Norte de esa manera, y señaló que “ahora que la nueva política” de Washington hacia Piongyang “está clara”, el régimen “se verá obligado a responder con las correspondientes medidas”.

El alto cargo norcoreano también señaló que Estados Unidos “se enfrentará a una crisis peor y más allá de su control en el futuro cercano” si decide afrontar sus relaciones con Pyongyang “con una política anticuada y con una perspectiva de la Guerra Fría”.

Para el régimen que lidera Kim Jong-un, el endurecimiento del tono que ha marcado la llegada al poder de Biden supone “un pretexto para sus actos hostiles”, según dijo Kwon.

El Ministerio de Exteriores del Norte también publicó otro comunicado en el que acusaba a Estados Unidos de “insultar la dignidad de su liderazgo supremo” por denunciar los abusos de derechos humanos por parte del régimen.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER