El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, lanzó una dura advertencia a Rusia y a su presidente, Vladimir Putin, al decir que los ciberataques pueden acabar, algún día, “desencadenando un conflicto armado real”.

En un discurso ante la comunidad de inteligencia, Biden advirtió del riesgo de escalada por las amenazas cibernéticas, pero también del “peligro” que en su opinión supone Putin, que achacó a su posición de debilidad en el contexto global.

Putin “solo tiene armas nucleares y petróleo, eso es todo. Sabe que tiene problemas y eso le hace más peligroso”, dijo Biden en un discurso durante una visita a la oficina de la directora de inteligencia nacional, Avril Haines.

Joe Biden hablando con Christy Abizaid, directora del Centro Nacional de Contraterrorismo (Foto: REUTERS)Joe Biden hablando con Christy Abizaid, directora del Centro Nacional de Contraterrorismo

En su discurso ante decenas de agentes de inteligencia, Biden recalcó que las amenazas cibernéticas están causando, como ya se ha visto, un importante daño en el mundo real.

Biden también habló del daño que genera la desinformación y en ese punto volvió a criticar a Rusia, al considerar que ese país está extendiendo esos datos falsos “en un intento de influir” en las elecciones de medio mandato del año que viene en Estados Unidos.

Miren lo que está haciendo ya Rusia con las elecciones de 2022 y la desinformación. Es una violación pura y simple de nuestra soberanía”, dijo el presidente en referencia a información que recibió sobre las elecciones de 2022, cuando se elegirán congresistas, gobernadores y otros puestos locales.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a la derecha, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, a la izquierda, se dan la mano a su llegada a la cumbre entre Estados Unidos y Rusia en Villa La Grange, en Ginebra, Suiza, el 16 de junio (Foto: EFE)El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a la derecha, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, a la izquierda, se dan la mano a su llegada a la cumbre entre Estados Unidos y Rusia en Villa La Grange, en Ginebra, Suiza, el 16 de junio

El presidente estadounidense tampoco se olvidó de China en este discurso, en el que señaló que ha pasado más tiempo con el presidente chino, Xi Jinping, que con cualquier otro líder mundial, aunque fue en su etapa de vicepresidente.

Advirtió de que China va camino de convertirse en la mayor fuerza militar del mundo y en la economía más grande del planeta, algo que a este paso logrará, dijo, en la década de 2040.

Washington acusó recientemente a Beijing de llevar a cabo el ataque masivo en marzo de Microsoft Exchange, mientras que ha pedido repetidamente a Rusia que tome medidas contra los ataques de ransomware que se originan en el país.

FOTO DE ARCHIVO: Las banderas de China y Estados Unidos frente al edificio de una empresa estadounidense en Pekín (Foto: REUTERS)

En cualquier caso, admitió que Estados Unidos también tiene que cooperar con Rusia y China, aunque sean “competidores mortales”.