La directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) dijo el viernes que es probable que el aumento de casos de COVID-19 impulsado por ómicron no haya tocado pico aún, mientras colegios, hospitales y empresas luchan contra la espiral de contagios.

“No creo que hayamos visto aún el pico aquí en Estados Unidos”, dijo la directora de los CDC, Rochelle Walensky, al programa “Today” de NBC News.

Las autoridades sanitarias han instado a los estadounidenses a no ser complacientes con una variante tan transmisible, ya que aunque provoque una enfermedad menos grave, el hecho de que sea más contagiosa implica un mayor volumen de casos, incluidos algunos más severos.

Estados Unidos notificó el jueves 662.000 nuevos casos de COVID, el cuarto total diario más alto jamás registrado en el país y sólo tres días después de que se reportó un récord de casi un millón de casos, según un recuento de Reuters.

La media de siete días de nuevos casos estableció un récord por décimo día consecutivo, con 597.000 nuevas infecciones, mientras que las hospitalizaciones por COVID alcanzaron casi las 123.000, cerca del récord de más de 132.000 establecido el año pasado, según los datos.

Las muertes, un indicador que va por detrás de las hospitalizaciones, se mantienen bastante estables en 1.400 diarias, según el recuento.

“Vemos que esas cifras siguen subiendo”, dijo Walensky, destacando que el aumento de las hospitalizaciones se produjo sobre todo entre los no vacunados.

El aumento de los casos obligó a los sistemas hospitalarios de casi la mitad de los estados a posponer las cirugías electivas.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER