Las llaves de una camioneta de carga de U-Haul habrían sido clave para que las fuerzas del orden de la Ciudad de Nueva York y federales pudieran identificar a una persona de interés en relación con el tiroteo en una estación de tren en Brooklyn.

El hombre fue identificado como Frank R. James, de 62 años. La policía no tiene evidencia de que fuera la misma persona que realmente cometió el tiroteo.

Los investigadores dijeron que James tiene direcciones en Filadelfia y Wisconsin.

Se ofrece una recompensa de $50,000 por información que conduzca a su arresto.

La recompensa es ofrecida por Transport Workers Union Local 100, la MTA y NYC Police Foundation a través de CrimeStoppers.

“Este criminal de sangre fría debe ser identificado y sacado de las calles de inmediato. Debe ser llevado ante la justicia por este horrible acto de violencia. Los pasajeros necesitan sentirse seguros. Mis miembros necesitan sentirse seguros. No nos limitamos a entrar y salir del sistema. Pasamos turnos completos allí todos los días y noches. Este sujeto tiene que ser detenido», dijo el presidente de TWU Local 100, Tony Utano, en un comunicado.

La policía dijo que el nombre de James estaba relacionado con un U-Haul buscado en relación con el ataque.

La llave del vehículo fue hallada en el lugar del tiroteo. La policía relacionó eso con un U-Haul con placas de Arizona, que luego ubicaron en Brooklyn. James había alquilado el U-Haul.

“Estamos buscando determinar si tiene alguna conexión con el tren”, dijo el jefe de detectives de la policía de Nueva York, James Essig.

El gatillero fue descrito por las autoridades como un hombre negro de 5 pies y 5 pulgadas con una constitución robusta que fue visto por última vez con un chaleco de construcción verde y una sudadera gris con capucha.

Las autoridades dijeron que los investigadores pudieron obtener una imagen del sospechoso de un video de teléfono celular compartido por un testigo.

Poco después de las 2 p.m., el NYPD dio a conocer el número de placa del camión, que fue ubicado poco después en la sección Gravesend de Brooklyn.

El escuadrón antibombas de la policía de Nueva York acudió a la zona donde se encontró el camión U-Haul.

El tiroteo del martes dejó al menos 29 personas heridas, que fueron atendidas en tres hospitales cercanos por lesiones, ninguna de las cuales pone en peligro la vida, según representantes del hospital.