Los ciudadanos de Hong Kong tendrán la posibilidad de viajar a Singapur a través de la nueva “burbuja” de viajes que se establecerá entre ambos territorios. El principal requisito para acceder a este beneficio será que hayan recibido la vacuna contra el coronavirus dos semanas antes del viaje, una condición que no se aplicará en el caso de los viajeros que hagan el trayecto inverso.

Esta “burbuja”, que lleva retrasándose meses por la incidencia de la pandemia, será aplicada a partir del 26 de mayo, gracias al acuerdo al que llegaron las autoridades, el cual establece un vuelo diario en cada dirección con capacidad para 200 viajeros.

EFE/José Jácome/Archivo

Si la situación de contagios de coronavirus se mantiene estable, se ampliará a dos vuelos por día a partir del 10 de junio. Pero, si la media diaria de casos de coronavirus aumenta a más de cinco, se suspenderá la “burbuja” durante dos semanas, informó ‘South China Morning Post’.

Singapur, suma hasta la fecha 61.006 contagios y 30 muertes por el coronavirus. Por su parte, las autoridades chinas han confirmado que Hong Kong acumula 11.736 contagios de COVID-19, incluyendo 209 muertes y 11.354 pacientes que ya se recuperaron.

FOTO DE A RCHIVO: Varias personas con mascarillas cruzan una calle en el distrito comercial Orchard Road de Singapur, el 19 de junio de 2020. REUTERS/Edgar Su
Varias personas con mascarillas cruzan una calle en el distrito comercial Orchard Road de Singapur, el 19 de junio de 2020.

En cuanto al informe completo del Ministerio de Salud chino, confirmó 29 nuevos casos positivos de COVID-19, de los cuales 11 presentaron síntomas, detectados tres en Yunnan, dos en Shanghái y Sichuan, respectivamente, mientras que Jiangsu, Fujian, Guangdong y Shaanxi notificaron un caso cada una.

Hasta el momento, se registraron 5.601 casos importados, de ellos 5.336 han recibido el alta médica y 265 permanecen hospitalizados, mientras que la cifra de acumulados asciende hasta los 90.599, incluyendo 311 que siguen bajo tratamiento, cuatro de ellos en estado grave, y 85.652 recuperados.

LA OTRA BURBUJA

El pasado 19 de abril, Australia y Nueva Zelanda establecieron una “burbuja aérea”, muy parecida a la implementada por los países asiáticos.

La medida, permite a los pasajeros viajar entre ambos países sin tener que efectuar cuarentena al llegar a destino.

Esta apertura se pudo realizar gracias a la exitosa gestión de la pandemia de ambos países, la cual se debe principalmente al cierre drástico de sus fronteras internacionales desde marzo del año pasado, así como a la aplicación de medidas de confinamientos rápidos y el rastreo de los contagios locales.

La reanudación de los viajes provocó numerosos reencuentros y permitió a las familias separadas desde el cierre de fronteras, hace unos 400 días debido al COVID-19, reunirse de nuevo.

Por otro lado, se encuentra la burbuja entre Taiwán y Palau que fue implementada el primero de abril, y al igual que la Kiwi, los pasajeros podrán trasladarse de un país a otro sin necesidad de hacer cuarentena.

Para aprovechar esta burbuja, los viajeros deben presentarse en el aeropuerto cinco horas antes de la partida y realizarse una prueba del coronavirus.