El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, ha anunciado  pagos de hasta 150.000 euros a aquellas personas que hayan perdido sus hogares a causa de los incendios, así como una exención momentánea de sus obligaciones fiscales y financieras, mientras los fuegos, que ya han quemado más de 600.000 hectáreas, siguen ardiendo por octavo día consecutivo.

La nuevas medidas del Gobierno heleno son parte de un ambicioso plan con el que también se busca compensar hasta en un 70 por ciento el total de las pérdidas materiales de los afectados, además de exenciones fiscales, como impuestos a la propiedad o contribuciones a la seguridad social. Además, los agricultores afectados podrán solicitar compensaciones de hasta 4.000 euros para los próximos meses, mientras que también se abrirá la posibilidad de ayudas al alquiler con hasta 500 euros mensuales.

Para la región de Ática y la isla de Eubea, la más afectada por los incendios, Mitsotakis ha anunciado una asignación especial de unos 500 millones de euros de los presupuestos del Estado, que se sumará al Fondo de Recuperación de la Unión Europea, que se destinará a las labores de reforestación de las zonas asoladas por los incendios.