En Florida, las personas deben obtener permisos para portar armas ocultas en público.

Ron DeSantis enfatizó su deseo de que se pueda portar armas sin poseer una licencia y aseguró que conseguirá una aprobación de la legislatura antes de dejar su cargo, pero a muchos residentes les inquieta esta idea.

Alrededor de 2,5 millones de personas tienen permisos, más que cualquier otro estado donde se requieren. El permiso se puede obtener tomando un curso de entrenamiento con armas y presentando una prueba de competencia. En la mayoría de los casos, los propietarios de armas en Florida tampoco pueden portar armas de fuego abiertamente sin permisos, excepto en ciertas circunstancias, como durante la caza.

Para DeSantis, convertir con éxito una medida constitucional en ley sería otra victoria conservadora mientras construye un currículum que podría atraer a los votantes primarios republicanos si decide postularse para presidente. Ya ha abordado varios otros temas de importancia para su base, incluida la prohibición del aborto de 15 semanas y la defensa de varias medidas que la comunidad LGBTQ ha llamado anti-transgénero, como la prohibición de que las niñas y mujeres transgénero compitan en deportes escolares femeninos.

Los defensores de los derechos de armas han presionado durante mucho tiempo para que Florida, que ya es uno de los estados más favorables a las armas del país, sea un estado constitucional. Pero no han logrado convencer a los líderes republicanos que han tenido el poder en Tallahassee durante dos décadas para que levanten una de las pocas limitaciones a la posesión de armas aquí. A principios de este año, un proyecto de ley para permitir el porte constitucional de armas murió sin ninguna audiencia del comité.

DeSantis planteó la urgencia de aprobar una disposición constitucional de portación a los pies de la Comisionada de Agricultura del estado, Nikki Fried, jefa de la oficina que administra los permisos de armas en Florida.

La administración de los permisos de armas por parte del Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor es un acuerdo único que una vez defendió la Asociación Nacional del Rifle. En ese momento, la oficina estaba controlada por un republicano.

Fried, que no se postula para la reelección y, en cambio, busca la nominación de su partido para enfrentarse a DeSantis en noviembre, ha apoyado la posesión legal de armas y ha demandado a la administración de Biden por negar permisos federales de armas de fuego a quienes usan marihuana medicinal. Desde que asumió el cargo en 2019, su oficina ha aprobado casi 500.000 nuevos permisos para portar armas ocultas..

Fried también pidió a DeSantis que levante la prohibición estatal de que los gobiernos locales aprueben ordenanzas sobre armas, lo que permitiría a las comunidades decidir si quieren limitar la propiedad de armas de asalto y cargadores de alta capacidad. Ha suspendido las licencias de las personas acusadas de delitos relacionados con el ataque del 6 de enero de 2021 al Capitolio de EE.UU.

En respuesta al anuncio de DeSantis en Twitter, el representante estadounidense Charlie Crist, también candidato a gobernador, dijo: “Lo último que Florida necesita durante una epidemia de violencia armada es un gobernador que quiera que personas peligrosas porten armas en la calle sin tanto como verificación de antecedentes”.

Los legisladores republicanos han abordado los problemas de las armas con cautela últimamente en Florida, el sitio de un tiroteo masivo mortal en 2018 en una escuela secundaria en Parkland. Después de la masacre, que dejó 17 estudiantes y miembros del personal muertos, republicanos y demócratas se unieron para elevar el requisito de edad para comprar un rifle o una escopeta a 21 años y promulgar la llamada ley de bandera roja, que permite a un tribunal retirar temporalmente las armas de fuego de alguien que es percibido como una amenaza. Las medidas combinadas fueron convertidas en ley por el entonces gobernador republicano, Rick Scott.

Pero DeSantis criticó la ley en 2018 y dijo que la habría vetado si hubiera llegado a su escritorio. Llamándose a sí mismo un “gran tipo de la Segunda Enmienda”, también respaldó el permitir armas de fuego en los campus universitarios.

La política de armas cobró gran importancia ese año en las primarias de DeSantis, donde se enfrentó al comisionado de Agricultura Adam Putnam, quien hizo campaña como un autodenominado “vendido de la NRA”. La supervisión de Putnam de los permisos de armas ocultas se convirtió en un tema dominante en la carrera después de que surgieron informes de que su oficina no había realizado verificaciones de antecedentes en algunas solicitudes de permisos durante más de un año. La oficina de Putnam otorgó indebidamente licencias de armas a cientos de personas que luego tuvieron que ser revocadas.

Aunque DeSantis ha expresado su apoyo al porte constitucional en el pasado, la declaración del viernes fue su mayor garantía a los grupos de derechos de armas de que tiene la intención de convertirlo en una prioridad. Si se aprueba, Florida se convertiría en el segundo estado más grande en permitir el porte oculto de armas sin permiso. El gobernador de Texas, Greg Abbot, firmó un proyecto de ley el año pasado que permite a las personas portar armas en la mayoría de los lugares sin licencias ni capacitación en seguridad.

No se requiere un permiso para portar un arma de fuego en 23 estados, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales.

DeSantis ya ha pedido a los legisladores que regresen al Capitolio estatal en mayo para una sesión especial centrada en una crisis de seguros de propiedad, y podría obligar a la Legislatura a considerar la legislación constitucional en ese momento.