Anthony Zambrano está viviendo el momento más dulce en su carrera como atleta y la medalla de plata obtenida durante esta jornada en los Juegos Olímpicos es el fiel reflejo de todo el trabajo que viene realizando durante los últimos años, en donde ha hecho historia en más de una oportunidad a nivel nacional e internacional.

La carrera de Zambrano va de menos a más, partiendo desde las diferentes competencias juveniles en las cuales ha ido mejorando su resistencia en los 400 metros, su prueba reina. Todo ese camino lo llevó a instalarse durante el 2019 como uno de los atletas nacionales más destacados, alcanzando la presea dorada en los Juegos Panamericanos y la medalla de plata en el Campeonato Mundial de ese mismo año, convirtiéndose en el primer medallista colombiano de este evento.

Desde ahí que ha ido bajando sus propias marcas personales. El colombiano se colgó la medalla de plata en el Mundial con un tiempo de 44.15 segundos, siendo la mejor marca personal de ese entonces. Siempre supo que su principal objetivo eran los Juegos Olímpicos, y lo consiguió.

Llegó a Tokio como uno de los mejores en su disciplina y lo fue demostrando en cada carrera, sobre todo en la semifinal, que además de conseguir un nuevo récord personal, alcanzó el mejor registro de un latino en los 400 metros, marcando 43.93 segundos en el cronómetro.

Anthony Zambrano sabía de sus capacidad e iba por más, el objetivo ya era colgarse su primera medalla olímpica. Y fue esa misma confianza con la que venía bajando los tiempos la que le permitió conseguirlo; la medalla de plata era una realidad y la historia seguía siendo suya, logrando ser el primer colombiano en llegar a una final olímpica de velocidad y ganar una medalla.

Tiene sólo 23 años y ya se codea con los mejores atletas del mundo, dejando la bandera de Colombia en lo más alto. Zambrano no tiene límites, sabe que es el logro más importante de su carrera pero también que es un paso más para seguir consiguiendo medallas en las próximas competiciones que vengan por delante.