El Servicio de Impuestos Internos está auditando las declaraciones de impuestos de los contribuyentes con ingresos más altos de manera mucho más agresiva que en la última década, dijo la agencia en un informe reciente. 

Durante años, la tasa a la que el IRS audita a las personas con mayores ingresos ha disminuido a medida que se reducían los fondos de la agencia. Sin embargo, esa tendencia se ha invertido en los últimos siete meses, dijo el IRS en un comunicado publicado con un informe anual el mes pasado.

Entre septiembre del año pasado y mayo, las tasas de auditoría se han duplicado “para los contribuyentes en todas las categorías de ingresos superiores a $100,000”, dijo el IRS en un comunicado

Las tasas de auditoría para ingresos entre $100,000 y $500,000 aumentaron a 0.6%, duplicándose desde 2019, dijo el IRS. Las auditorías a contribuyentes que ganan más de $10 millones en un año se cuadruplicaron, alcanzando el 8%. 

Ninguna categoría de ingresos vio una caída en su tasa de auditoría, según datos del IRS.

La agencia también señaló que las auditorías para los contribuyentes de altos ingresos o aquellos con declaraciones complicadas generalmente comienzan más de un año después de la presentación de la declaración. (La ley permite que una declaración de impuestos sea auditada dentro de los tres años posteriores a su presentación). 

Por ejemplo, las declaraciones de impuestos de 2019, que los contribuyentes debían presentar antes del 15 de mayo de 2020, o, con una prórroga, antes del 15 de octubre de 2020, podrían estar sujetas a una auditoría hasta 2023.

“A medida que se abran nuevas auditorías de declaraciones presentadas para años fiscales recientes, las tasas de auditoría para esos años aumentarán”, dice el comunicado.

Eliminar los chanchullos fiscales entre los más ricos sigue siendo una prioridad para la agencia, según el comunicado, que señaló: “Sustancialmente, todos los agentes de ingresos de campo con experiencia se centran en las personas de altos ingresos y sus entidades relacionadas”.

IRS: mano de obra más pequeña

Desde la Gran Recesión, las tasas de auditoría han estado cayendo en todos los ámbitos, pero han caído más para los contribuyentes más ricos, cuyas declaraciones son a menudo las más complejas y pueden tomar más tiempo para examinar. 

Son precisamente estas personas las que tienden a dejar de pagar su parte justa, según ha demostrado la investigación académica. Se calcula que el 1 % de los contribuyentes más ricos no paga cada año 175 000 millones de dólares, según una investigación de Gabriel Zucman y Emmanuel Saez, dos destacados economistas especializados en desigualdad.

El Tesoro estima que la cantidad de impuestos que las personas y corporaciones más ricas evitan pagar cada año es igual a todos los impuestos que el gobierno recauda del 90% inferior de los contribuyentes.

“Estamos, simplemente, superados”, dijo recientemente al Congreso el comisionado del IRS, Charles Rettig .

La agencia se ha basado cada vez más en las auditorías realizadas por correo, que son más fáciles de hacer pero sesgan hacia las personas de bajos ingresos. Un análisis realizado en marzo por Transactional Records Access Clearinghouse en la Universidad de Syracuse encontró que el IRS audita a las personas que ganan menos de $25,000 al año a una tasa cinco veces superior a la de todos los demás.

Whats-App-Image-2021-11-12-at-5-04-38-PM

2021-WEB-BANNER

2021-TOYOTA-WEB-BANNER