La cifra de migrantes fallecidos tras estar expuestos a altas temperaturas y hacinados dentro de un camión descubierto el lunes en San Antonio (Texas) aumentó a 53 este miércoles, en su mayoría mexicanos, según fuentes oficiales.

La Oficina del Forense del condado de Bexar, donde está San Antonio, confirmó que el número de muertos subió a 53, de los cuales 40 son hombres.

Al menos 37 de las víctimas han sido identificadas.

Murieron asfixiados dentro de un camión, y según bomberos al llegar a tocar sus cuerpos, aún se encontraban sumamente calientes por las altas temperaturas.

El hallazgo este lunes de los cadáveres de 46 inmigrantes en el interior del remolque de un camión aparcado en las afueras de San Antonio, en la frontera de Texas (EE.UU.) con México, junto a otras 16 personas que necesitaron asistencia médica urgente, es uno de los sucesos de este tipo con mayor número de víctimas ocurridos en los últimos años.  Ahora la cifra se ha elevado a 50 víctimas mortales. Otros 16 migrantes, cuatro de ellos menores, resultaron heridos y fueron trasladados a distintos hospitales para su atención.

Se reporta que ya hay 3 personas detenidas relacionadas con este caso.

Aunque las autoridades no especificaron las nacionalidades de los fallecidos, ni el número de menores que viajaban en el vehículo, el alcalde de San Antonio, Ron Nirenberg, confirmó que las víctimas eran migrantes que habían cruzado la frontera entre México y EE.UU. hacinados en el camión en plena ola de calor.

Las 16 personas que necesitaron asistencia médica, entre ellas menores de edad, estaban asfixiadas y sufrían deshidratación, informaron.

El alcalde vinculó el suceso a las redes de trafico humano que operan en la frontera y añadió que espera que los «responsables de poner a estas personas en condiciones infrahumanas sean condenados».

La primera llamada de alerta llegó en torno a las seis de la tarde, hora local, de parte de un trabajador de la zona que escuchó gritos de auxilio y se acercó para ver lo que pasaba, confirmó el jefe del Departamento de Policía de San Antonio, William McManus.

Aunque las autoridades fueron muy escuetas a la hora de dar detalles del suceso, el diario local The Texas Tribune explicó que en los alrededores del vehículo también se localizaron a personas que supuestamente lograron saltar del camión y que en el remolque había restos de especies y conservantes de carne, posiblemente utilizados para ocultar el olor de los cuerpos.

Según los habitantes de la ciudad, la zona donde se localizó el remolque es una parada habitual en la que se bajan grupos de inmigrantes tras cruzar la frontera de manera clandestina por su cercanía a las vías del tren.

Las temperaturas en San Antonio alcanzaron los 40ºC este lunes y las autoridades no saben el tiempo que pasaron los fallecidos en el interior del camión, que fue abandonado por el conductor antes de que la policía lo localizara y abriera el interior del remolque.   El punto fronterizo más cercano se ubica a más de 140 millas.

Los casos en los que son localizados los cadáveres de inmigrantes que trataban de cruzar fronteras ocultos en camiones se repiten con cierta frecuencia por todo el mundo, en especial en Norteamérica y en Europa.

– El suceso reciente más grave de estas características se produjo en Austria en agosto de 2015, cuando la Policía encontró 71 cadáveres en el interior de un camión frigorífico abandonado en la cuneta de la autopista A4, entre el lago Neusiedl y la localidad Parndolrf, en el este del país. El camión había entrado desde Hungría.

– Quince años antes, en junio de 2000, fueron hallados en Dover (Inglaterra) los cadáveres de 58 chinos que murieron asfixiados dentro de un camión frigorífico al apagarse el sistema de refrigeración. El vehículo había llegado por ferry al puerto británico procedente de Bélgica.

– En abril de 2008 murieron asfixiados 54 inmigrantes birmanos indocumentados cuando eran transportados en un camión de pescado en el suroeste de Tailandia, cerca de la frontera con Birmania.

– Un año después, en abril de 2009, las autoridades pakistaníes encontraron los cuerpos de 44 inmigrantes dentro de un camión contenedor en el que había unas 150 personas, en su mayoría afganos, en el sur oeste de Pakistán.

– En octubre de 2019 fueron hallados los cadáveres de 39 personas en un camión frigorífico abandonado en un polígono de la localidad de Grays, al este de Londres, que había entrado en el Reino Unido desde la localidad belga de Zeebrugge. El contenedor que ocupaban las víctimas procedía de Bulgaria.

Y en Estados Unidos:

En el caso de Estados Unidos, varios de estos sucesos se han registrado en el estado sureño de Texas, fronterizo con México, el país a través del que muchos inmigrantes procedentes de Latinoamérica intentan entrar en EE.UU.

– En mayo de 2003 la policía halló 17 cadáveres en un camión tráiler que había sido abandonado en una estación de servicio en las proximidades de Victoria (Texas), a unos 250 kilómetros de la frontera con México, y que transportaba 70 inmigrantes.

Los fallecidos murieron a causa de las altas temperaturas, que alcanzaron los 78 grados dentro del camión. Varios de los supervivientes tuvieron que ser hospitalizados y dos de ellos murieron posteriormente. En 2007, el conductor del camión fue condenado a cadena perpetua.

– En julio de 2017 la policía encontró 8 fallecidos, también por asfixia o golpe de calor, entre los 39 inmigrantes indocumentados que halló en la parte de carga de un camión estacionado en el aparcamiento de unos grandes almacenes en San Antonio (Texas). Los 31 supervivientes fueron trasladados al hospital, diecisiete de ellos en estado crítico, y dos de ellos murieron. Entre los fallecidos había dos menores.

– En marzo de 2021 una camioneta en la que viajaban 25 personas y que había entrado en Estados Unidos por un agujero en la valla fronteriza se estrelló contra un camión a unos 48 kilómetros de la frontera, en el Valle Imperial (California), en un accidente que dejó 13 muertos, diez de ellos mexicanos. EFE